Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: cielo, çielo.
( del lat. caelum 'íd.' (DECH) ).
Familia léxica: celeste, celestial, celestre.

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Nebrija, Tabla días y horas, 1517.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Región superior a los elementos, simple, incorruptible, con diversas mansiones u orbes, en que están colocados el Sol, la Luna, las estrellas y los demás planetas. (Autoridades).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Todo cerco que se señala en el cielo, o en la tierra o en otro qualquiera cuerpo redondo en su primera división se reparte en trezientos y sesenta grados, que los latinos llaman partes y los griegos méridas. (Nebrija, Tabla días y horas, 1517, fol. IVr).

Ejemplo 2:

Mas les ha dado a entender los cometas hazerse en la suprema región del ayre, y no en el cielo, como quiere Demócrito y Anaxágoras. (Muñoz, Libro nuevo cometa, 1573, fol. IIv-IIIr).

Ejemplo 3:

Sus successores entendiessen que entre los orbes del cielo se engendrassen los cometas, y abrieron tanto el camino a muchos, que obligaron a italianos, y aun a españoles de nuestros tiempos, de que fuessen de su opinión y secta. (Micón, Diario grande cometa, 1578, pág. 41).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Cada una de las esferas en que se divide el universo.

Sinónimos(s):

esfera celeste, orbe7.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Esta espera redonda se divide en nueve esperas, a que llaman cielos, en esta manera: dezimos que la novena espera es la superficie de todas y ésta es el cielo postrero de todos a que llaman impíreo; y éste tiene todos los otros debaxo de sí; e muévese continuamente desde Oriente en Poniente. E assí como él se mueve, se mueven todos los otros con él, y en cada veynte y quatro horas haze una revolución entera. La octava espera es el octavo cielo, en que están las estrellas; éste se mueve por sí debaxo del noveno y en cien años anda un grado, y en treynta y seys mill años acaba su movimiento. Este movimiento del octavo cielo, do son las estrellas, divide por medio el Zodíaco; y debaxo del Zodíaco están las otras siete esperas, que son siete cielos en que están los siete planetas, que son: la Luna, Mercurio, Venus, Sol, Mars, Júpiter e Saturno, y estos siete cielos se mueven al contrario del primero cielo, que es desde Poniente en Oriente. E cada uno tiene su círculo sobre sí en que se mueve e anda, e cada uno acaba su movimiento e círculo en su tiempo, porque no lo acaban todos en un tiempo. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. IIIr).

Ejemplo 2:

El número de los cielos, según la opinión de los especulativos, fue conoscido por una razón demonstrativa por el número de los movimientos de los cuerpos superiores, los quales, como manifiestamente sean IX, síguese de nescessidad que los cielos correspondientes a ellos sean nueve; añádese otro cielo, que se cumplen a diez, que es el cielo que llaman primer móbil o sphera, como veremos por orden. (Anónimo, Repertorio tiempos, 1554, fol. XVv).

Ejemplo 3:

Con subtiles demonstraciones de Geometría, y de Arithmética y de Perspectiva, se subieron a la contemplación de los cielos y a entender el govierno que tienen ellos sobre las cosas corporales de acá baxo. (Muñoz, Libro nuevo cometa, 1573, fol. IIIr).


~ ácueo

1ª datación del corpus: Anónimo, Repertorio tiempos, 1554.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Esfera superior, por encima del firmamento, con un movimiento propio de Poniente a Levante de cuarenta y nueve mil años de duración que arrastra a todas las inferiores a ella.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Otros afirman que se pussieron aquí para la templança del gran calor y fuego que el movimiento del cielo y de las estrellas causan. Y dizen estas aguas estar muy claras, muy subtiles y transparentes, y por esto algunos llamaron a este cielo Áqüeo o Christalino, por la gran transparencia y diaphanidad suya. (Anónimo, Repertorio tiempos, 1554, fol. XXVv).


~ cristalino

1ª datación del corpus: Anónimo, Repertorio tiempos, 1554.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Esfera superior, por encima del firmamento, con un movimiento propio de Poniente a Levante de cuarenta y nueve mil años de duración que arrastra a todas las inferiores a ella.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El noveno cielo es a quien Ptholomeo llamó primer móbil y don Alfonso considera por segundo móbil. Éste, según es opinión de todos los astrólogos y philósophos, no tiene estrellas, y por la gran diaphanidad suya es llamado cielo christalino. (Anónimo, Repertorio tiempos, 1554, fol. XXv).

Ejemplo 2:

A esta octava sphera cerca la nona o novena sphera, y porque en ella no ay estrellas, llámanla cielo cristallino o de agua. (Apiano, Cosmographía, 1575, fol. 2v).

Ejemplo 3:

En el octavo el cielo de las estrellas, que se llama firmamento, y en el noveno está el cielo cristalino y, últimamente, en el décimo y más alto está el cielo llamado primer móbil. (Çamorano, Compendio arte de navegar, 1588, fol. 2r).


~ de agua

1ª datación del corpus: Medina, Arte de navegar, 1545.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Esfera superior, por encima del firmamento, con un movimiento propio de Poniente a Levante de cuarenta y nueve mil años de duración que arrastra a todas las inferiores a ella.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Del noveno cielo, llamado cristalino o cielo de agua, declárase como ay cielo de agua y de qué calidad es. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. IVv).

Ejemplo 2:

Al cielo estrellado cerca el christalino; este cielo christalino es diáphano, carece de estrellas, tiene vigor en natura de perspicuidad perfecta y de claridad effectiva. Llámase por otro nombre cielo de agua, el qual aprovecha para conservación de las cosas corpóreas y para templar el calor engendrado del movimiento del primum mobile, el qual como sea tan grande de cuerpo que no sólo cerca todos los elementos, mas todos los cielos a él inferiores, muévese tan ligeramente que cada día perfectamente mueve todas las dichas spheras; y porque de tanto calor quanto nos podría causar con su curso veloz, porque lo inferior no se consumiere, ordenó Dios este cielo christalino, para que con su frialdad templase aquel calor. (Cortés de Albacar, Breve compendio sphera, 1556, fol. XIIr).

Información enciclopédica:

En el año 360 de nuestra era, Basilio escribió acerca de los seis días de la creación. […] Las palabras del Génesis acerca de las "aguas superiores" […] le sumieron en la confusión, como también les ocurría a los demás escritores patrísticos. Estaban situadas encima del firmamento a fin de mantenerlo fresco, evitando que nuestro mundo fuese consumido por el fuego celestial. (Hanson, Norwood Russell [1985]: Constelaciones y conjeturas [1973], compilación de Willard C. Humphreys, Jr., versión española de Carlos Solís. Madrid: Alianza, 170).

~ de las estrellas

1ª datación del corpus: Muñoz, Libro nuevo cometa, 1573.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

El firmamento, por estar en él las estrellas fijas. (Autoridades,s.v. estrellado, da ).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Pero, porque toda la Tierra es como un puncto acomparada con el cielo de las estrellas, como demuestra Ptolemeo, por tanto acontece que los que están sobre la Tierra vean partilmente la mitad del cielo estrellado. (Muñoz, Libro nuevo cometa, 1573, fol. 9v).


~ empíreo1

1ª datación del corpus: Anónimo, Repertorio tiempos, 1554.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

El último cielo, después del primer móvil, sin movimiento, que corresponde al cielo cristiano.

Sinónimos(s):

empíreo.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Aliende d’estos orbes, ponen los theólogos otro al qual llaman cielo empýreo, que quiere dezir ‘cielo de fuego encendido’, por el gran resplandor suyo. Y éste es fixo, que no se mueve, el qual es la morada y lugar de todos los bienaventurados y escogidos, al qual podemos llamar cielo onzeno. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XVIIv).

Ejemplo 2:

Después d'este décimo cielo ponen los theólogos el cielo empíreo, adonde habita Dios con los bienaventurados, el qual está en continuo reposo, immovible, según dizen los theólogos. (Apiano, Cosmographía, 1575, fol. 2v-3r).

Ejemplo 3:

Después que el Architecto del mundo huvo fabricado esta casa universal, la qual desde su eternidad tenía traçada en su divina idea, luego crio la luz y, en criando el hombre, le puso en medio de toda ella para que, assí como en lo espiritual veýa con el entendimiento, mediante la luz de su gracia, lo que está en el cielo impíreo, assí en lo corporal viesse con los ojos, mediante la luz que acá crio, todo lo que abarca el cielo, lo qual hizo el hombre en siendo criado, porque luego se ocupó en mirar el deleytoso paraýso donde su Hazedor le avía aposentado. (Ondériz, Euclides, Perspectiva y especularia, 1584-85, fol. IIIr).


~ empíreo2

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

La esfera superior, por encima del firmamento, con un movimiento propio de Levante a Poniente de veinticuatro horas de duración que arrastra a todas las demás.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Esta espera redonda se divide en nueve esperas, a que llaman cielos, en esta manera: dezimos que la novena espera es la superficie de todas y ésta es el cielo postrero de todos a que llaman impíreo; y éste tiene todos los otros debaxo de sí; e muévese continuamente desde Oriente en Poniente. E assí como él se mueve, se mueven todos los otros con él, y en cada veynte y quatro horas haze una revolución entera. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. IIr).

Ejemplo 2:

La segunda parte, que es la celestial, es mansión o sitio de las otras dos diferencias de criaturas: corporales y espirituales. Divídese, según algunos filósofos, en tres partes, assí como en el cielo empíreo, y en primer movedor y en firmamento; y debaxo del firmamento entendían los otros siete cielos sus inferiores. Otros la dividieron en IX espheras, otros contaron X. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. 4r).


~ estrellado

1ª datación del corpus: Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

El firmamento, por estar en él las estrellas fijas. (Autoridades: s.v. estrellado, da).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y, assí, por aver en este octavo cielo tantas estrellas fixas fue llamado firmamento, como si dixéramos defferente de estrellas fixas y firmes. Y porque Calippo y otros astrólogos del tiempo de Aristótiles no pudieron alcançar más de un movimiento en el cielo estrellado, a esta causa arguyeron ser ocho las spheras y el estrellado ser primer móbil. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XVr).

Ejemplo 2:

El octavo cielo, que es el estrellado, éste se llama firmamento por razón que en él están las estrellas fixas o firmes, en tal manera que ninguna por sí se mueve, mas todas juntamente. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. Vv).

Información enciclopédica:

Lleno de estrellas. Dícese propriamente del firmamento, por estar en él las estrellas fijas. Por lo común, cuando por la serenidad del aire se ven de noche las estrellas muy brillantes y claras, se dice cielo estrellado, a diferencia de cuando está nublado y no se ven (Autoridades: s. v. estrellado, da).

medio ~

1ª datación del corpus: Medina, Arte de navegar, 1545.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Parte del meridiano que está sobre el horizonte.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Esto se muestra porque vemos que las estrellas, el Sol, la Luna y los otros planetas nascen en Oriente y poco a poco suben asta que vienen al medio cielo y, assí, uniformemente descienden y llegan al Occidente; y siempre hazen este movimiento en las mismas veynte y quatro horas qu'el décimo cielo lo haze, assí que contino obedescen y siguen el movimiento del primer móbil. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. 4v).

Ejemplo 2:

Por el qual se saca la distancia horizontal d'él hasta el meridiano, y el medio cielo, por el 58 problema, instrumento Primum Mobile, bien hallarás la declinación d'él, y la latitud y longitud. (Muñoz, Libro nuevo cometa, 1573, fol. 24v).


octavo ~

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

El firmamento, por estar en él las estrellas fijas. (Autoridades, s.v. estrellado, da).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

La octava espera es el octavo cielo, en que están las estrellas; éste se mueve por sí debaxo del noveno y en cien años anda un grado, y en treynta y seys mill años acaba su movimiento. Este movimiento del octavo cielo, do son las estrellas, divide por medio el Zodíaco; y debaxo del Zodíaco están las otras siete esperas, que son siete cielos en que están los siete planetas, que son: la Luna, Mercurio, Venus, Sol, Mars, Júpiter e Saturno, y estos siete cielos se mueven al contrario del primero cielo, que es desde Poniente en Oriente. E cada uno tiene su círculo sobre sí en que se mueve e anda, e cada uno acaba su movimiento e círculo en su tiempo, porque no lo acaban todos en un tiempo. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. IIIr).

Ejemplo 2:

Otros, haziendo las mismas consideraciones, hallaron que, según lo que avían investigado y el movimiento que entonces tenían las estrellas, dixeron que el octavo cielo se movía siete grados para Oriente en espacio de novecientos años y por otros novecientos años se movía para Occidente otros 7 grados. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XVIv).

Ejemplo 3:

El octavo cielo es donde tienen su asiento los XII signos y están situadas las estrellas fixas; fue llamado firmamento, como si dixéramos ‘deferente o movedor de estrellas firmes y fixas’. Los griegos lo llamavan Apsanes, que quiere dezir ‘sin herror’, porque las estrellas que en él están guardan siempre entre sí una misma distancia, no allegándose ni apartándose unas con otras, según los planetas. Ay en el octavo cielo tantas y tan innumerables estrellas quantas hasta oy ningún hombre ha podido numerar, aunque los antiguos, como fueron los caldeos, babilonios y egipcios, consideraron cierta quantidad d'ellas y para mejor numerarlas, teniendo atención también a los efectos que experimentaron de sus influencias, ordenáronlas en quarenta y ocho ymágines, donde son collocadas mil y veynte y dos estrellas, las más prefulgentes; toda la otra multitud queda ignota. Este octavo cielo, según el rey don Alfonso, contiene en sí tres movimientos: uno que él tiene proprio y dos preternaturales. (Anónimo, Repertorio tiempos, 1554, fol. XXr).




<< Volver