Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: respirar.
( del lat. respirāre 'íd.' (DECH) ).
Familia léxica: espiradero, espirar.

1. v. tr. / u. t. c. intr.

1ª datación del corpus: Sagredo, Medidas Romano, 1526.
Marca diatécnica: Fil. Nat.

Definición:

Despedir gases, vapores u olores. (DLE, s. v. exhalar).

Sinónimos(s):

exhalar1.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

En muchos fundamentos romanos se hallan pozos abiertos, los quales mandavan abrir los peritos maestros por librar sus edificios del poder e dominio de los terremotos, los quales, hallando por do respirar, quedarían sus edificios salvos y seguros. (Sagredo, Medidas Romano, 1526, pág. 73).

Ejemplo 2:

Si por ventura, por fuerça del sol o concebido el ardor en las entrañas de la tierra, respire la tierra aquellas dos cosas, esto es, el vapor que, levantado en el ayre, se quaxa en el frío en lluvias y nieve, y la exhalación seca, con la qual piensan que se haze que sean movidos los empellones de los vientos. (Loçano, Alberto, Architectura, (1582), 1582, pág. 305).


2. v. intr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Fil. Nat.

Definición:

Dicho de un fluido que está encerrado: Tener salida o comunicación con el aire externo o libre. (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y el horno se cierre todo, salvo dos o tres agujeros por donde respira el humo y la llama. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 186v).

Ejemplo 2:

El ayre, por ser tan veementíssimo, que todo lo desbarataría, aquella canal que ay de la botana al cubete, por causa de la grande estrechura que ay donde pasa la agua, que causa tanto ayre que viene junto, que, si no huviese por donde respirar el ayre, rebentaría en aquella parte. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 303r).

Ejemplo 3:

Cuando se labran vetas en virgen y hay mucha labor abierta por una sola entrada, a cuya causa, como el aire no tiene por donde respirar, de suerte que entre por una parte y salga por otra (como es menester), se engruesa y ahoga las candelas y no pueden arder. (Llanos, Diccionario minas, ca. 1609-11, pág. 74).


<< Volver