Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

( tomado del lat. reverberatio, -ōnis (DRAE) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Falero, Tratado del espera, 1535.
Marca diatécnica: Astr.,Ópt.

Definición:

Reflexión difusa de la luz o del calor. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Algunos tienen que la media región del ayre es muy escura y en estremo fría e razón ay para ello, por estar muy apartada del Sol y de la tierra; e aunque los rayos del Sol passan por ella, porque el ayre es sotil e transparente, no hazen en él reverberación, e no la haziendo, no pueden dar calor, ni claridad como la dan en la tierra; en la qual allegando, por su espessura e dureza, hazen reverberación, de que se causa claridad y calor con que se produze e cría, govierna e rige toda cosa elementada. Y de la misma claridad e calor participa la primera región del ayre por la propinqüidad que ay entre ella e la tierra. Mas la media región del ayre, que es la segunda, por estar de la una parte muy apartada de la tierra e lo mismo de la otra del Sol y del esphera del fuego, ni participa de la reverberación que el Sol haze en la tierra, ni de la claridad del Sol, ni de la calor del esphera del fuego, a causa de lo qual es la más fría y oscura parte del esphera excepto el centro de la tierra, porque éste es oscuro todo lo possible. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. 7v).

Ejemplo 2:

En medio de las dos regiones que avemos puesto los philósophos asignaron la tercera, la qual llamaron medio intersticio del ayre, de inter y sto, stas, porque está entre las dos extremas ya dichas, superior y inferior. Y esta tercera región, como estuviesse apartada del movimiento y la reberveración y reflexión de los rayos solares desvanezca antes de llegar a ella, a esta causa dixeron ser región fría, en la qual dize Aristótiles, en el primero de los Metheoros, que es engendrada el agua pluvial y en ella son congregadas las nuves. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XIIv).

Ejemplo 3:

No carece de sutileza este género de púlpito, porque la razón d’él consiste en la reverberación de los rayos del un espejo al otro. (Besson, Teatro instrumentos, 1602, fol. Mv).


<< Volver