Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: momento.
( tomado del lat. mōmĕntum 'movimiento', 'instante' (DECH) ).
Familia léxica: momentáneo.

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Nebrija, Tabla días y horas, 1517.
Marca diatécnica: Cron.

Definición:

Décima parte del punto, cuarentena parte de una hora.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y assí, procediendo de Mediodía a Setentrión, por Francia, Alemaña, Bohemia, Noruega y Roxia, hasta llegar a tierra donde el mayor día es de veynte y quatro horas y la noche no tiene sino un momento de hora. (Nebrija, Tabla días y horas, 1517, fol. IIv).

Ejemplo 2:

Los antiguos dividieron cada uno de los puntos en diez partes, y cada una d’estas partes llamaron momento, a similitud del movimiento de las estrellas, como escribe sant Isidro, el qual es muy tardío, y porque este espacio de tiempo es muy pequeño, por esto se llamó momento. Pues por lo dicho paresce que la hora contiene quatro puntos, y cada punto tiene diez momentos y, assí, dezimos la hora contener quarenta momentos, y el día natural haver novecientos y sesenta. (Anónimo, Repertorio tiempos, 1554, fol. Vr).

Ejemplo 3:

Momento es la décima parte del puncto o quarentena parte de una hora. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 659).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Cron.

Definición:

Porción brevísima de tiempo. (DRAE, s. v. instante).

Sinónimos(s):

instante, tiempo5, súbito2.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

También es secreto fundir el estaño de manera que se pueden formar órganos y planchas para cubrir tejados de yglesias y torres, sin trabajar tanto al martillo. Para esto, se funde el estaño puro con la quarta parte de sal armoniaco y se mezcle con un bastón, y en un momento se pone el estaño claro y sutil como agua. Lo mismo se haze con el plomo y, assí, fundiendo, se echa en sus formas. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 172v).

Ejemplo 2:

Muy regocijada es la vista de la mar desde la ribera, y no dexa de ser alumbrada con saludable cielo. Las que movidas con continuos vientos tienen ayre a cada momento, éstas, Aristóteles piensa ser regiones muy saludables, pero guárdense no sea allí el mar lleno de yerva, con la ribera baja y zabullida, sino que esté hondo, hierto con despeñaderos de piedra viva y riberas ásperas. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 101).

Ejemplo 3:

Pero en el tomar del altura de la Estrella con la ballestilla no ay nada d’esto, porque sin tomarla en la mano pueden aguardar hasta el punto que las dos estrellas se pongan en el rumbo que pretenden, y entonces, en un momento, tomar su altura con la ballestilla y averiguar luego la del polo, con sus reglas que saben de memoria, mucho más cortas y más fáciles que las que tienen por escrito de la declinación, con la qual y con el altura que toman del Sol con el astrolabio averiguan la dicha altura del polo. (Tovar, Examen alturas, 1595, fol. 4r).


<< Volver