Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: desasir.
( de des- y asir ).
Familia léxica: asa, asidero, asido, asir.

1. v. tr.

1ª datación del corpus: García de Palacio, Instrución náuthica, 1587.

Definición:

Soltar, desprender lo asido (DRAE).

Antónimos(s):

asir.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y para tener victoria, procurará el piloto de coger y ganar siempre el barlovento y barloar su nao perlongada con la del enemigo que vusca, proa con proa; y d’ésta y de la popa se hecharán dos arpones para que las naos estén juntas y la gente al saltar no cayga en la mar. Pero ha de advertir que las cadenas d’estos arpones estén atadas, de manera que nuestra nao con facilidad se pueda desasir, que muchas vezes conviene por la gente yr de vencida o por averse encendido una de las dos naos o por otra cosa que succede. (García de Palacio, Instrución náuthica, 1587, fol. 125r).


2. v. prnl.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.

Definición:

Desprenderse lo juntado, unido e incorporado a una o varias sustancias.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

La causa d’esto ya se a tocado en otra parte: por la buena mezcla de lo seco y húmido, de manera que, derretidos al fuego, lo húmido se embeve con lo seco y lo deffiende del calor, que no lo queme; y lo seco recibe en sí lo húmido y no consiente que se desasga. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 20v).

Ejemplo 2:

Hemos visto en las obras de los antiguos averse puesto en la pared colores de piedras preciosas (si bien me acuerdo) con cera o, por ventura, con vetún blanco, convertidas en tanta dureza con la vejez; de suerte que, ni con fuego, ni con agua pueden dessasirse, que diréys que es vidrio assado. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 181).

Ejemplo 3:

El pallar o escoger con cuidado los metales es prevención aún de mayor importancia en los que huvieren de fundirse, porque lo que se derrite y cae sobre lo que no es metal se sustenta y detiene allí, sin poder baxar al baño a unirse con lo demás, y a vezes se quema si le falta la liga necessaria, o se mezcla y entrapa de manera con la tierra, que, no desasiéndose d’ella, se sale con las escorias en puntas menudíssimas de plata, que he visto no pocas vezes en las de varias fundiciones. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 84v).


<< Volver