Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: adbersario, adversario.
( tomado del lat. adversārĭus, -ī , 'oponente', 'enemigo, rival' (OLD) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: García de Palacio, Diálogos militares, 1583.
Marca diatécnica: Mil.

Definición:

Contendiente, persona contra la que se lucha (Diccionario Histórico).

Sinónimos(s):

contrario4, enemigo2.

Antónimos(s):

amigo3.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y el Señor de las batallas mandó a los de su pueblo que, quando por tierras de amigos o enemigos pasassen con sus exércitos y gente de guerra, se velasen con mucho cuydado y diligencia, porque, como en la Divina Escriptura se dize, el capitán o exército que se vela o está apercibido en todo tiempo es temido de sus adversarios. (García de Palacio, Diálogos militares, 1583, fol. 68v).

Ejemplo 2:

Unos, de diversos simples componían inextinguibles fuegos con que poder reprimir el ímpetu de sus adversarios y hazer otros nocivos effectos. (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 1v).

Ejemplo 3:

Porque verdaderamente el que pelea y combate contra sus adversarios, mal puede escrivir lo verdadero y çierto, como aquél que con razón anda muy occupado y embeveçido en la deffensión de su persona y en el uso y exerçiçio de las armas. (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, pág. XV).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: García de Palacio, Diálogos militares, 1583.
Marca diatécnica: Mil.

Definición:

Conjunto de personas contrarias o enemigas (DLE).

Sinónimos(s):

contrario5, enemigo3.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Suelen, pues, yr los tales sobresalientes repartidos en una, o dos o tres partes de la batalla. Si van en una, es en el cuerno yzquierdo de la batalla, para acometer al adversario por el derecho, o en la rectaguardia, para dar en la parte más descubierta o para socorrer a la parte más necessitada. (García de Palacio, Diálogos militares, 1583, fol. 166r).

Ejemplo 2:

Señor mío, soy de paresçer en tal particular que las 30 pieças sean bastantes para salir a campaña contra otro qualquier exérçito por pujante que sea, o bien para ganar alguna villa y expugnable fortaleza, por bien fornida y guardada que sea del adversario. (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, pág. 75).

Ejemplo 3:

Porque, ciertamente, no ay cosa de que más se tema la caballería que es de tronidos, humo y fuego; y así, creo sería fácil de romper por tal medio y ocasión, tanto por el estrépito de las bombas que de los mosqueteros y arcabuzeros supuestos al amparo de las cubiertas y enmantadas picas abrigadas de las tropas que fuesen prestas a la execución de tal combate, aunque en número fuese la mitad de gente de guerra menos que la del adversario. (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, pág. 363).


<< Volver