Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: emprender, enprender.
( del lat. in 'en' y prendĕre 'coger' (DLE) ).

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Montes, Instrucción y regimiento, 1537.

Definición:

Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Cosa muy necessaria es a los cavalleros y grandes señores leer las cosas de famosos hechos del arte militar que los príncipes y sus capitanes hazen en las guerras y batallas que emprenden (Montes, Instrucción y regimiento, 1537, fol. IIIr).

Ejemplo 2:

Y no sería menos inexpugnable que las fuerças fuertes por naturaleza donde la artillería y assaltos no pueden hazer sus efetos, como son algunos castillos roqueros de gran altura y los lugares edificados entre lagunales y tremedales, o cercados de mar o de algún gran río hondo. Y aunque el cerco de muchos d’estos fuertes, ofreciéndose ocasión, es justo que se emprenda, esto a de ser en caso que cerca d’ellos aya alguna montaña, lugar alto o padrastro de donde se pueda juzgar lo que huviere dentro y la artillería pueda jugar. (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, fol. 86r).

Ejemplo 3:

En otro lugar se ha tratado de las formas y figuras de los puertos. Cierto, conviene tener un juizio muy claro y sólido, y un entendimiento muy agudo, y un ánimo muy varonil, el hombre que emprende hazer una semejante obra, porque no es dado a todos hombres hazer tales obras. Conviene que esse tal, que tenga muy grande experientia de diversas cosas y que haya visto diversas obras en diversas partes, las quales sean de semejante calidad, y haver especulado en ellas el artificio, secreto y utilidad, y también el daño, de dónde le procede. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 416v).


2. v. tr.

1ª datación del corpus: Mendoça, Theórica y práctica, 1596.

Definición:

Prender fuego. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Algunas vezes lo ha sido el levantar plataformas y cavalleros de fuera con que señorear las de dentro y murallas, viniendo con esto a rendir las plaças, y otras vezes se ha batido con balas de fuegos artificiales, para que, entrando en la fortificación, se emprendiesse fuego entre ellas, por el ser de maderos y faxinas. (Mendoça, Theórica y práctica, 1596, pág. 106).

Ejemplo 2:

Y vino a ser que, entrando en ella el alférez Martín de Ribera, de la compañía de don Juan de Bivero, poniendo el pie sobre una tabla se hundió un poco y, al instante, se prendió con fuego un barril de pólvora que allí avía, cayendo una cuerda encendida que estava encima de la trampa; y se emprendió con el fuego la pólvora de la profundidad y él salió sollamado de alto abaxo, aunque no peligró su vida. (Mosquera, Comentario disciplina militar, 1596, fol. 87v).

Ejemplo 3:

Assiéntase abaxo, sobre ycho y paja, la leña más gruessa; pónese sobre ésta otra tanta de menuda y, assí, se va alternando hasta arriba, dexando siempre en el medio una concabidad o hueco por donde se pueda echar lumbre encendida, para que se emprenda fuego desde lo baxo del horno. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 78r).


<< Volver