Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: alabastro.
( tomado del lat. alabaster, -tri, y éste del gr. alabastroς 'íd.' (DECH) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Constr.,Mineral.

Definición:

Variedad de piedra blanca, translúcida, de apariencia marmórea, que se usa para hacer esculturas o elementos de decoración arquitectónica (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Téngase aparejada una massa de cinco partes de yesso fresco, de espejuelo o de alabastro, quemado, y molido y cernido, si fuere possible, y una parte de bolarménico, todo molido y cernido, y amassado blando con agua en que se haya deshecho sal armoniaco, que es almojáter. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 159v).

Ejemplo 2:

En las ventanas de los templos ponían en las puertas, para luz, contra las eladas e ímpetu de los vientos, unas láminas delgadas de alabastro transparente, o una red de arambre o mármol. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 220).

Ejemplo 3:

El alabastro se sura como madera, en tablas delgadas, y éstas sirven en lugar de vidrieras de vidrio, porque dan de sí harta lumbre. Y lábranse como las tablas, con las mismas herramientas que se labra la madera. En ellas se pinta muy bien qualquier cosa. Toma muy bien los colores que encima d’ellas se ponen. Esta piedra de alabastro es muy blanda y gástala mucho la agua, que de las lluvias que le diere encima, luego la va manchando y hiziendo unas rayas por ella; mas, untándola con azeyte, se defiende del agua y da mucha más luz. El alabastro no se halla a bancos, como las otras piedras, mas hállase a terrueços, separados los unos de los otros dentro de la tierra. El alabastro tiene una cosa: que por poco fuego que le toque, luego se buelve en hiesso. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, a. 1605, fol. 265r).


<< Volver