Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: tajadera.
( de tajar (DECH) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Collado, Plática Artillería, 1592.
Marca diatécnica: Metal.

Definición:

Cincel fuerte para cortar hierro frío a golpes de martillo. (DLE, s. v. cortafrío).

Sinónimos(s):

cortahierro, hierro de cortar.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Sustenta allí, aun más, Su Magestad a los fundidores una fragua con sus fuelles, cepos, martillos grandes y pequeños, tenazas, escópolos, tajaderas y atizadores de hierro, y todas las demás cosas convinientes y necessarias al officio de el herrero. (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 11r).

Ejemplo 2:

Acabada la fundición y frío el hierro, se saca afuera con unas levas o alçaprimas […]; córtase con tajaderas en pedaços que, bueltos a caldear, con un gran martillo que también trae el agua los estienden y acomodan en vergajones o planchas. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 96v).


2. sust. f.

1ª datación del corpus: Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605.
Marca diatécnica: Ingen. Hidrául.

Definición:

Compuerta que se pone para detener la corriente de agua (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Cada uno de los rodetes tiene su levador y su dado, y también tiene cada canal su tajadera para que no entre agua en ella. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 311v).

Ejemplo 2:

En el hazer parar estos molinos, se les pone una tajadera de madera en la parte de delante, y como la superficie de la agua topa en ella, luego para, con palmo y medio que cale dentro en el agua. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 319r).

Ejemplo 3:

El hazer parar estos molinos: se le pone su tajadera de dos tablas de ancho, y que sean tan largas quanto es de largo la rueda grande. […] Esta tajadera es en la forma que aquí abaxo yrá formada. La qual es A, que entra dentro de la agua, y B C es donde se haze con unas clavijas, para que la tenga firme en el lugar que se quiere que esté. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 321r).


<< Volver