Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: rompimiento.
( de romper (DECH) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.

Definición:

Espacio abierto de un cuerpo sólido, o quiebra que se reconoce en él (DRAE).

Sinónimos(s):

fracción, rotura.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Lo que, aliende d’esto, se deve considerar en los metales es la ductibilidad, que es qualidad y condición que los haze maleables y los dispone a sufrir martillo y labor amorosamente, sin resistencia ni rompimientos. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 22r]).

Ejemplo 2:

No los architectos d'este tiempo, que para hazer los andamios dexan en las paredes muy anchos rompimientos de agujeros, por donde, acabada la pared, metan las cabeças de las vigas. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 89).

Ejemplo 3:

Y luego labrar enfrente de dicho aguacero o caño un puente de uno o dos ojos, los que sean necesarios, de un asta de ladrillo de grueso y del ancho que fuere menester para pasar el agua del arroyo de la avenida, la cual vaya a caer por encima de la balsa, de la otra parte de ella, entre dos paredes que ha de tener la dicha puente algo altas, conforme [a] como vieren que viene la avenida en la más altura. Y así quedará libre del rompimiento y anegamiento el dicho molino. (Lobato, Notas, ca. 1585, fol. 13).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: García de Palacio, Diálogos militares, 1583.
Marca diatécnica: Mil.

Definición:

Acción de desbaratar o deshacer un cuerpo de gente armada.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Todo infante toma la orden de su caminar del que marcha delante y los infantes que se hallaren en aquella mesma hilera deven, viendo al compañero que va delante caýdo, passar a su lugar, apresurado su movimiento, y el otro, al otro, de forma que la falta o vazío quede en la rectaguardia [...]. Y, assí, podrán evitar los rompimientos y desbarates que se podrían seguir del dexallos en la frente. (García de Palacio, Diálogos militares, 1583, fols. 181v-182r).

Ejemplo 2:

El peligro que ay al tiempo que se llega a las manos con los enemigos no es tan grande como el que tienen caminando, a causa de que, estando presente el rompimiento de la batalla, los soldados, viendo cerca la gente con quien han de pelear, llevan el ánimo dispuesto para resistir a qualquier ímpetu furioso, mas marchando, siendo el acometimiento repentino, turba los sentidos y pone horror y espanto la vista y golpes de los contrarios. (Álaba, Perfeto capitán, 1590, fols. 42r-42v).

Ejemplo 3:

No se a de entender que él los tire ni que apunte las pieças, pero deve corregir la puntería que hazen los artilleros con suma inteligençia y mirar el asesto si va bien o mal, para hazer emendar el mal effecto, y mandar a la ymprovista, tiniendo orden, el excutar el bueno en los enemigos esquadrones, al hazerles su rompimiento. (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, pág. 36).


<< Volver