Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: puerta.
( del lat. pŏrta 'portón, puerta grande' (DECH) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Sagredo, Medidas Romano, 1526.
Marca diatécnica: Arq.

Definición:

Vano de forma regular abierto en una pared, una cerca, una verja, etc., desde el suelo hasta una altura conveniente, para poder entrar y salir por él. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

A estas colunas sueltas han de responder de parte de la pared otras colunas quadradas, que se muestran quando más la tercia parte, y quando menos la quarta. La puerta, otrosí, que traçares o formares, sea doblada alta que ancha. (Sagredo, Medidas Romano, 1526, pág. 70).

Ejemplo 2:

Consta quán fácil cosa sea justa y promptamente medir qualquier pared rectángula, ahunque en ella haya algunas puertas o ventanas […]. Sea IKLM la pared dada rectangular, cuya grossez IK sea de 3 pies, la anchura KL de 12 pies y la altura LM de 11 pies. Pongamos también que en la mesma pared haya una puerta NOP, cuya altura sea de 6 pies y la anchura de 4. (Girava, Fineo, Geometría práctica, 1553, pág. 181).

Ejemplo 3:

Se han de constituyr assí las aberturas de las puertas que sean más altas que anchas, […]. Pero las que son más bajas, tengan la altura del diámetro de aquel quadrado, cuyo lado sea la anchura baja de la misma puerta. Y conviene poner allí las puertas, desde donde hazia qualesquiera partes del edificio se le dé la más cómmoda entrada que pueda ser. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 29).


2. sust. f.

1ª datación del corpus: Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553.
Marca diatécnica: Carp.

Definición:

Armazón de madera, hierro u otra materia, que, engoznada o puesta en el quicio y asegurada por el otro lado con llave, cerrojo u otro instrumento, sirve para impedir la entrada y salida, para cerrar o abrir un armario o mueble. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Dízese ayudar al ladrón el que le ayudasse a subir, o le diesse escalera, o le prestasse herramienta, o le demostrasse arte con que él pudiesse decerrajar o abrir alguna puerta o arca. (Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553, fol. XIVr).

Ejemplo 2:

Las entradas de las ciudades son sumtuosíssimas y de grande apariencia y magestad, con tres y quatro puertas fortíssimas laminadas de hierro. (Escalante, Discurso de la navegación, 1577, fol. 35r).

Ejemplo 3:

Las puertas de los templos, porque por causa de perpetuydad se hazen de cobre y de gran peso, muévense más seguramente en perno que no en harpones. No digo aquí las puertas que acerca de los historiadores he leýdo vestidas de oro, marfil y figuras tan pesadas que se cerravan con muchedumbres de hombres y con el ruydo ponían terror; en éstas loo yo la facilidad del abrir y cerrar. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 219).


3. sust. f.

1ª datación del corpus: Montes, Instrucción y regimiento, 1537.
Marca diatécnica: Fort.

Definición:

Entrada a una población, que antiguamente era una abertura en la muralla y ahora es lugar de acceso normal a dicha población. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y porná el capitán en cada puerta de la ciudad una esquadra de gente a la misma puerta, en cada parte de la suya, en una cabeça que la rija, que guarden la defensa de la puerta, y porque, si algunos de los de dentro quisieren abrir a los enemigos con algún sutil ingenio, no se dé lugar a su trayción, aunque al traydor no dura más su vida de quanto dura su trayción. (Montes, Instrucción y regimiento, 1537, fol. XVIIv).

Ejemplo 2:

No tienen almenas, si no es en las puertas de la ciudad, que son por estremo sobervias y altas y de gran magestad. (Escalante, Discurso de la navegación, 1577, fol. 39r).

Ejemplo 3:

Las puertas de la çiudad se han de hazer en las partes que estén más a propósito para entrar y salir la gente fuera y meter los carros y bastimentos acomodadamente, aunque aya guerra, pues se puede remediar con que el arzén del foso cubra la dicha puerta, de manera que de la campaña no la descubra el enemigo. (Roxas, Sumario milicia, 1607, fols. 81v-82r).


4. sust. f.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Corogr.

Definición:

Depresión o garganta que da paso en una cordillera. (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Van por el río Fasis arriba fasta a unos montes que descienden de los montes de Armenia y de los Cáucasos, a do se haze una puerta por do se passan entre unas grandes peñas. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. XXXVIIIr).

Ejemplo 2:

Cabo la Jassa son las puertas que dizen Porte Silicie, entre el monte Ymao y el mar; e a la parte de Scilicia son los campos Navales . Aquí fue la primera batalla de Darío e Alexandre, a do Darío fue vencido, e su muger e hijos e un hermano presos. Desde estas puertas está, al Norte, Capadocia; y desde este paraje, al Poniente fasta al mar Póntico se llama la tierra Armenia la Menor. Passadas estas puertas, entra la tierra de Siria y de Comagena y las Arabias e Judea, que es toda entre el río Éufrates y el mar Bermejo y el Mediterráneo. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. XLIv).

Ejemplo 3:

Desde Lydia a Cilicia ay un camino muy angosto por natura entre los montes, que diréys que quiso hazer puerta a la región en las bocas de el collado, las quales los griegos llaman puertas. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 303).


~ del socorro

1ª datación del corpus: Rojas, Teórica fortificación, 1598.
Marca diatécnica: Fort.

Definición:

En una fortaleza, la reservada a la entrada del socorro, situada a cubierto del enemigo.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y la puerta del socorro se hará a la parte más conveniente, haziéndola pequeña de 5 pies de ancho y 7 de alto, la qual estará muy cubierta y secreta. (Rojas, Teórica fortificación, 1598, fol. 73r).

Ejemplo 2:

Hase de poner al lado de la ribera la puerta del socorro, porque por el agua, mejor que por ninguna parte, puede venir; y tener siempre barca de respeto para el servicio de la fuerça y para que entren y salgan los que quisieren en la fuerça. (González de Medina, Examen fortificación, 1599, pág. 128).

Ejemplo 3:

Tendría por acertado que no se tuviesse con menos soldados que de quatrocientos y cincuenta a quinientos, por razón de que cada cortina requiere dos centinelas, que son diez; los baluartes, tres cada uno, que son quinze; el cuerpo de guardia, uno, que son tres; a casa del castellano, otra, que son otras tres; a la puerta del socorro, otra, que son tres. (González de Medina, Examen fortificación, 1599, pág. 182).

Información enciclopédica:

González de Medina, Examen fortificación (1599: pág. 47): "La puerta del socorro será de cinco pies de ancho y siete de alto; hase de poner en la parte que pareciere que mejor y con más comodidad se puede recebir el socorro; y, assí, si la fuerça tuviere algún bosque, monte o cañada, cuesta o algún ribaço, qualquier cosa que pueda encubrir algo a los que vinieren a socorrerla que no los vea el enemigo, aunque no esté muy cerca, se pondrá hazia aquella parte esta puerta de que se trata".

~ principal

1ª datación del corpus: Rojas, Teórica fortificación, 1598.
Marca diatécnica: Fort.

Definición:

En una fortaleza, la reservada a la entrada de pertrechos y provisiones.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y la puerta principal se hará de forma que esté cubierta de la campaña, dándole de hueco o entrada de 10 a 12 pies, quanto quepan los carros del artillería, y de alto tendrá de 14 a 15 pies. (Rojas, Teórica fortificación, 1598, fol. 73r).

Ejemplo 2:

El puente sobre el foso, para entrar, ha de ser línea recta desde el plano de la contraescarpe, de medio a medio la cortina, adonde ha de ser la puerta principal. (González de Medina, Examen fortificación, 1599, pág. 46).

Ejemplo 3:

La puerta principal, que ha de ser […] de medio a medio la cortina, porque la defienden las dos casas matas de ambos baluartes que la tienen en medio, tendrá diez pies ancho, que cabe qualquier carro cargado, y treze y medio de alto. (González de Medina, Examen fortificación, 1599, pág. 47).

Información enciclopédica:

Díaz Capmany (2004: 55): "Las fortalezas o las ciudadelas, normalmente, sólo tenían dos puertas: la principal y la de socorro [...]. La puerta principal de una fortaleza era de grandes dimensiones, unos cuatro metros de ancho por cinco de alto, y solía estar abovedada en toda la anchura del terraplén que atravesaba. La puerta era de madera, de gruesos tablones reforzados con clavos y barras de hierro".

<< Volver