Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: penetrar.
( tomado del lat.lat. pĕnĕtrare ‘hacer entrar’, ‘penetrar’. (DECH) ).

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Fil. Nat.

Definición:

Dicho de un fluido: pasar a través de un cuerpo

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Porque ay una cierta humidad viscosa, delgada, subtil que no tiene consigo mezcla de hez donde pueda prender el fuego, y ésta siempre penetra las substancias de las cosas y se incorpora intrínsecamente, de forma que ninguna fuerça de fuego prende en ella por su subtilidad, y tal es la humidad de los metales. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 2r).

Ejemplo 2:

Ay, en la ulterior España, la ciudad de Calento, Marsella en Francia y en Asia Pithane, en donde los ladrillos, después de secos, si los echan en el agua, andan nadando. La causa por que pueden nadar es porque la tierra de que se hazen es esponjosa; como está maciza con ayre, no recibe en sí el agua ni la bebe. Pues, como sea de propiedad liviana, ni consienta penetrar la fuerça del humor, susténtase encima del agua, de la manera que la piedra esponja. Y por tanto, tiene grandes provechos, porque ni en los edificios son pesados ni, quando vienen las aguas, los deshazen. (Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 24r).

Ejemplo 3:

Para hazer con sólo madera, qualquier árbol es bueno para tal effecto: sabina, enebro, roble, olivo, castaño, enzina, nogal, con tal que se pongan verdes. Y si son secos, convendrá que se chamusquen con fuego, hasta tanto que empieze hazer o encenderse; entonçes estarán para durar enfinitos tiempos sin corromperse, por causa de aquel poco carbón que ha hecho el fuego. El carbón no consiente que penetre humedad por él. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 101v).


<< Volver