Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: parar.
( del lat. parāre, 'preparar, disponer' (DECH) ).

1. v. intr.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Cosmogr.,Geogr.

Definición:

Ir a dar a un término o llegar al fin. (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Estos montes Cáucasos van subiendo desde Albania, al Nordeste, fasta al río Ra, allí paran; y en éstos hazen las Puertas Cáucasas, e las aras e colunas de Alexandre. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. XXXVIIIv).

Ejemplo 2:

A lo tercero, que es por el camino por donde se navega, a esto sabido está que, en qualquier lugar que el hombre esté, allí tiene su meridiano, el qual precisamente va a parar al punto que es el polo, sin que ninguno haga apartamiento o differencia en ninguna cosa. Y si se dixesse que, por razón del camino por donde la nao navega, el aguja haze la dicha differencia, assí a una parte como a la otra, esto sería hazer muchos meridianos diferentes unos de otros y, assí, yrían a parar a differentes polos, por manera que, quantas differencias el aguja fuesse haziendo por razón del camino, tantos meridianos diferentes el camino ternía. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. 82v).

Ejemplo 3:

La provincia de Collao es la mayor comarca de todo el Perú y la más poblada. Sus términos son, en la parte de Levante, las montañas de los Andes; en la de Poniente, las cabeçadas de las Sierras Nevadas y las vertientes d’ellas, las quales van a parar al mar de Sur. (Apiano, Cosmographía, 1575, fol. 67v).


2. v. prnl.

1ª datación del corpus: Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545.
Marca diatécnica: Fís.

Definición:

Cesar en el movimiento [...] (DRAE).

Sinónimos(s):

quietar.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Que la Tierra sea immóbil y esté situada en medio de toda la máchina, por su gravedad lo probamos en esta manera: toda cosa grave y pesada naturalmente apetesce yr al centro , el qual es un puncto en medio del universo, y en él se para y huelga estar. Pues la Tierra, como sea muy pesada , va naturalmente [a] aquel punto y para en él, como de su naturaleza apetezca yr a él. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XXXIr).

Ejemplo 2:

Estará advertido el capitán de los artilleros que en qualquier occasión que se le offrescerá de baxar artillería cuesta abaxo, haga hir artilleros junto a la pieça al un lado y al otro, los quales cada uno lleve una manuella gruessa en la mano, porqu’estos le serán de gran servicio, assí para endereçar la caxa a la una y otra parte como para que, quando la pieça comiença a correr con furia, con sólo travesalle la manuella de delante y debaxo de la rueda, allí luego se para. (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 76v).

Ejemplo 3:

Tiene de su naturaleza el mar que hecha a la orilla todas aquellas cosas que los ríos llevan a la mar, porque aquellas cosas que de sí se suelen mover mediante el movimiento, después que han hallado assiento, quietarse o pararse, y en hallando tal lugar para afirmarse, pues vemos que ordinariamente la mar trahe a tierra mucha quantidad de arena, y algunas vezes dexa las piedras, que no las hecha a tierra. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 397r).


3. v. prnl.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.

Definición:

Hacer que se mude o trueque [...] algo de un estado o aspecto en otro (DLE, s. v. volver).

Sinónimos(s):

convertir1, tornar, volver4.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El argento sublimado se haze mezclando, con vinagre blanco fuerte, caparrós y azogue por partes yguales, y amassado hasta que el azogue no se parezca. Y echada esta massa en un vaso de vidro, se enbarre el vidro y se cueza hasta que la massa se pare dura. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 178r).

Ejemplo 2:

Los árboles que se crían en los lugares que están de frente del sol, porque no tienen las entrevenas ralas, con la sequedad se paran macizos. (Urrea , Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 33v).

Ejemplo 3:

Quitarse ha de allí y pondrase al sol, en lugar limpio, hasta que se seque y pare blanco como christal, porque, si estuviere o quedare amarillo, no le abrá salido la grassa ni estará refinado, mas podrase refinar, tornándola a cozer en otra agua limpia, en la manera dicha, hasta que se pare blanco y limpio como conviene. (García de Palacio, Diálogos militares, 1583, fol. 100r).


<< Volver