Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

( tomado del lat. spectacŭlum 'íd.', derivado de spectare ‘contemplar, mirar’, y éste del lat. arcaico spĕcĕre 'íd.' (DECH) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Loçano, Alberto, Architectura, 1582.
Marca diatécnica: Arq.

Definición:

Edificio destinado entre los antiguos romanos para algunos espectáculos públicos, como teatro, anfiteatro o circo.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Pero por antigua costumbre aún entonces hazían de madera los theatros, y aún por essa razón reprehendieron a Pompeyo, porque puso el assiento del espectáculo, no como antes, con gradas levadizas, sino perpetuas, y después vinieron a tanto que dentro de la ciudad tenían tres grandíssimos theatros y amphitheatros, y assí otros muchos, como uno en que cabían docientos mil hombres, y el cerco mayor de todos, todas estas cosas muy insignes de piedra quadrada y con columnas de mármol. Y aún no contentos con esto, levantaron también espectáculos movedizos con mármol, vidrio y una increýble muchedumbre de estatuas. El expectáculo más capaz de todos hasta aquel tiempo, ardiose en Placencia, ciudad de Lombardía, con la guerra de Octaviano. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 253).

Ejemplo 2:

De los expectáculos, unos pertenecen para el occio, otros para el negocio. Los llegados al occio que deleytan son los poetas, músicos y representantes, pero los que pertenecen al negocio de la guerra son la lucha, pelea, esgrima, tirar, correr en carros y otros tales exercicios de armas, los quales Platón mandava que se hiziessen cada año, porque maravillosamente aprovechavan a la salud de la república y honor de la ciudad. Varias obras se les deven a éstos y, por tanto, se nombran con diversos nombres, porque como unos sean en que andan los poetas cómicos, trágicos y los tales, a éstos, por causa de dignidad, los llamaremos theatros. Pero los otros, en que la virtuosa juventud se exercita en carros de dos y de quatro cavallos, este tal se llamará cerco; mas, finalmente, los otros, donde se hazen las caças encerrando fieras, éste se dirá amphitheatro. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 253).

Ejemplo 3:

Las gradas de los expectáculos, adonde los assientos se han de componer, no han de ser menos altas que un pie o un palmo, ni más baxas que un pie y seys dedos. Los anchos de las gradas no sean de más que de dos pies y medio, ni menos anchas que de dos pies. (Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 68r).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582.

Definición:

Función o diversión pública celebrada en un teatro, en un circo o en cualquier otro edificio o lugar en que se congrega la gente para presenciarla. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Hecha la plaça, hase de escoger lugar donde las fiestas de los immortales se vean, los espectáculos y juegos. (Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 63v).

Ejemplo 2:

Dado, pues, fuego a los castillos, ellos van disparando de sí, poco a poco, muchos cohetes boladores por el ayre y otros que, rebentando dan gran tronido, disparan grandes rayos de fuego y, finalmente, derramando por el ayre grande cantidad de fuego, duran mucho espacio, hasta [que] se queman del todo; y éste es un espectáculo sumptuoso y gratíssimo a los que están mirando (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 86v).

Ejemplo 3:

Queriendo, pues, hazer alguna salva, cargarás con su carga hordinaria la pieça y sobre la carga no muy calcada, meterás dos cucharadas de aquella asserradura y métele un buen bocado de heno seco o de paja encima; hecho esto, da fuego a la pieça y verás una bellíssima vista, porque aquellas asserraduras toman fuego de la flamma de la pieça y van ardiendo por el ayre desparzidas y de lexos parescen multitud de estrellas; y si la pieça estuviese encima de algún lugar muy alto verás llover por un rato fuego muy espesso, que es un expectáculo graciosíssimo. (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 87v).


<< Volver