Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: denario.
( tomado del lat. denarius íd., derivado de deni ‘diez cada uno’, que lo es a su vez de decem (DECH) ).

1. adj.

1ª datación del corpus: Urrea , Vitruvio, Architectura, 1582.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Que se refiere al número diez o lo contiene. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Perfecto número llamaron los antiguos al número de diez, porque de las manos se tomó el número de diez dedos el palmo, y del palmo el pie. Y porque en los dos palmos de los artejos y coyunturas, según naturaleza, ay número perfecto de diez, assí plugo a Platón que el número de diez fuesse número perfecto, porque de cosas singulares, que cada una d’ellas por sí es una, las quales acerca de los griegos se dize monades, se perficiona el número de diez, las quales unidades, luego que se hazen onze o doze, todas las que sobrepujaren, no pueden ser perfectas hasta que ayan llegado a otro número denario, porque cada una de aquellas cosas es parte de aquel número. (Urrea , Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 35v).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562.

Definición:

Moneda romana de plata, equivalente a diez ases o cuatro sestercios. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

As vale 24 cornados, que son 4 maravedís. Al as se dize por otra denominación libella o pondo, y hazíase siempre de plata, como paresce por la authoridad de M. Varrón en el 4 libro De lingua latina, en donde dize ser la libella la décima parte del denario, que según esta cuenta el denario valía 10 asses, que son 10 quartos. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 631).

Ejemplo 2:

Denario era una moneda de plata, la qual se cuñó en tiempo que Pyrrho tomó armas contra Italia. Valía tanto como 10 asses, que son 40 maravedís, aunque Budeo en el tractado De asse dize valer 10 maravedís. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 633).

Ejemplo 3:

Los nuestros, primero hizieron el número antiguo de diez, y en el denario pusieron diez asses de metal, y por esta causa la composición del denario tiene nombre de dinero hasta oy día, que quiere dezir ‘denario’. (Urrea , Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 36r).


<< Volver