Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: aguage, aguaje.
( de agua (DECH) ).

1. sust. m. pl.

1ª datación del corpus: Medina, Arte de navegar, 1545.
Marca diatécnica: Mar.

Definición:

Crecientes grandes del mar. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Estas crescientes o aguajes no son en todo tiempo yguales, mas en unas lunas son mayores y en otras menores. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. 90v).

Ejemplo 2:

No todas las crecientes de todas las Lunas, aunque sea en un mismo lugar, son yguales, mas ay diferencia de unas a otras, como se muestra que los aguajes de Santiago son mayores que otros. (Medina, Regimiento de navegación, 1563, fol. 55r).

Ejemplo 3:

Quando la nao padece tormenta, o tiene vientos contrarios o travesías, […] y anda oy por un rumbo, mañana por otro, todo esto, juntado con las corrientes y aguages y el guiñar del que govierna, […] con mucho no podréys atinar […] el punto en que vuestra nao se halla. (Poça, Hydrografía, 1585, fol. 33v).


2. sust. m. pl.

1ª datación del corpus: Santa Cruz, Libro de las longitúdines, 1567.
Marca diatécnica: Mar.

Definición:

Corrientes del mar periódicas en algunos parajes. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

En los mares puede aver occultas algunas corrientes o aguajes faborables o contrarios que los navegantes no sientan. (Santa Cruz, Libro de las longitúdines, ca.1567, pág. 12).

Ejemplo 2:

Y al cabo de un mes que fueron en aquella buelta, se hallaron tan a sotavento, corriéndoles el aguaje al Norueste, que vinieron a descubrir otra costa de tierra firme al Poniente. (Escalante, Discurso de la navegación, 1577, fol. 24r).

Ejemplo 3:

[El piloto debe] entender muy particularmente el nordestear y norestear suyo, y noticia particular del fluxo y refluxo de los vientos, de las corrientes y aguajes differentes. (Herrera, Institución Academia, 1584, fol. 13v).


3. sust. m.

1ª datación del corpus: Medina, Arte de navegar, 1545.
Marca diatécnica: Mar.

Definición:

Oleaje violento.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Esto causa en la mar muchas vezes anegar las naos y sumirlas debaxo del agua, quando se hallan debaxo del tal remolino o cerca, porque el aguaje que el viento levanta las sume y aniega. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. 19r).


<< Volver