Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: aéreo, aýreo.
( tomado del lat. aerĭus 'íd.'. (DECH) ).
Familia léxica: aire, airoso.

1. adj.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Fil. Nat.

Definición:

De aire; perteneciente o relativo al aire. (Diccionario Histórico (1960-1996)).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Dezir que el metal, porque se funde en el agua, es de natura de ceniza y terrestre materia seca, claro está que no sintió bien de la philosophía, porque la causa d’esto natural es porque, de tal manera están mezclados en el metal lo húmido y lo seco terrestre, que cierran y aprietan los poros que suelen retener el ayre por la amistad y conformidad de lo húmido, y el cuerpo que de suyo es pesado, careciendo d’este sostén aéreo liviano, se hunde. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fols. 6v -7r).

Ejemplo 2:

El carbón, como más terrestre, para que se apoyase el fuego; el salitre como más aéreo, para que, ençendido, espulsase; y el açufre, como más ígneo, se encendiese, y que entre todos ellos y los unos a los otros se ayudasen y diesen la mano, sin atribuyrse, como algunos autores an querido, que el uno sea más necesario qu’el otro, ni que del salitre, como por espresas palabras lo dice, dependa toda toda la birtud de la pólbora. (Ferrofino, Descrizión Artillería, 1599, fol. 146r).

Ejemplo 3:

Bolviendo a nuestro propósito, a tratar de la ynvençión de la pólvora, que, por el común pareçer de algunos authores, fue hallada en nuestra Europa —como diximos— por el frayle, acaso de ventura y no por particular estudio, ajuntándole aun más el carbón molido, y de natura aýrea, seca y cálida, muy aptíssima a conçebir y nutrir el fuego, confiçionó con los dos materiales y sacó en perfeçión la pólvora  (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, pág. 6).


2. adj.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Fil. Nat.

Definición:

Sutil, vaporoso, ligero (DLE).

Sinónimos(s):

airoso2.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

La tercera operación principal del alchimia es un apartamiento que se haze de las partes subtiles y gruessas de los metales y minerales, y que haze restringir y apretarse las materias graves, terrestres y levantando y subiendo las livianas, aéreas. Esta sublimación se haze en dos maneras: o subiendo, o baxando. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fols. 189r-189v).

Ejemplo 2:

Es cosa muy antigua el serviçio d’ello para quemar en las lucernas o candiles, como es aquel betún que se saca çerca de Módena, en Italia, el qual betún es líquido, el qual es como azeyte, y se llama azeyte petrolo, y otros le llaman olio de Sasoferrato, por causa que el lugar se llama Saxoferrato. Este betún quema dentro del agua sin ningún otro artificio más de sólo encenderle. Este betún es tan aéreo, que, puesto dentro de un vasso, y si no estuviere muy bien çerrado, dentro de muy pocos días se convierte en ayre, por causa que tiene sus partes tan subtiles y ayrosas. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fols. 34v-35r).


<< Volver