Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: tronco.
( del lat. trŭncus 'id.' (DRAE) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Loçano, Alberto, Architectura, 1582.
Marca diatécnica: Arq.

Definición:

Parte de la columna que media entre el capitel y la basa (DRAE, s. v. fuste).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El poner los capiteles sobre las columnas enseñolo la necessidad, para que en éstos se assentassen juntos los troncos de los architraves. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 202).

Ejemplo 2:

Y en esto también convinieron, imitando la naturaleza, que les pareció que los troncos de las columnas siempre avían de tenerse más delgados en lo alto que no en lo bajo. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 203).

Ejemplo 3:

y en el capitel las bueltas, assí Como una cabellera crespada, que estuviesse colgando a la mano derecha y yzquierda, adornadas las frentes, y todo el tronco de la columna estriado. (Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582, [fol. 47v).


~ de (las) leguas

1ª datación del corpus: Cortés de Albacar, Breve compendio sphera, 1556.
Marca diatécnica: Cart.

Definición:

Línea recta dividida en partes iguales que representan, leguas, etc., y sirve de medida para establecer proporcionadamente en un mapa o plano las distancias y dimensiones de un territorio y para averiguar sobre el plano las medidas reales de lo dibujado.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Se han de dar dos líneas rectas equidistantes y no más apartadas una de otra que medio dedo, o poco más, y tan luengas que puedan señalarse entre ellas a lo menos trezientas leguas . A esto dizen los marineros tronco de leguas y asiéntanse d’esta manera: hase de tomar en el compás cient leguas del tronco de la carta o padrón que se traslada y asiéntanlas justamente entre las dos líneas y este espacio parten por medio y quedan en cinqüenta y estas partidas por medio quedan en veinte y cinco, y partidas las 25 quedan en doze leguas y media. (Cortés de Albacar, Breve compendio sphera, 1556, fols. LXIVr-LXIVv).

Ejemplo 2:

Quando vuestra merced tuviere hecha la carta de marear en la forma dicha, para guardarla hará primeramente un repartimiento que llaman escala o tronco de leguas, haziendo que, en la parte de la dicha carta donde estuviere más desoccupado, se tiren dos líneas paralelas ygualmente apartadas una de otra como le paresciere al autor, y tan largas quanto se pueden señalar, a lo menos que tengan cantidad de quinientas leguas tomándolas con el compás en la escala del dicho padrón y repartiéndolas con sus puntos de ciento en ciento, de diez en diez y de cinco en cinco, y poniendo los números, a los cinco, el cinco y, a los diez, diez y, a los veynte, veynte y, a los ciento, ciento; y assí prosiguiendo hasta acabar todo el tronco o escala. (García de Palacio, Instrución náuthica, 1587, fol. 73v).

Ejemplo 3:

Y lo quinto es el tronco de las leguas, el qual se vee si está como conviene, tomando entre las puntas del compás quatro grados justos de la línea de la graduación, los quales, passados al tronco de leguas, an de ocupar en él 70 leguas justas. (Çamorano, Compendio arte de navegar, 1588, fol. 39r).

Información enciclopédica:

"Los troncos de leguas se construyeron ordinariamente como sigue: Tomaban sobre la equinoccial de la carta una longitud de 4º, que equivalían a setenta leguas españolas, a razón de 17.5 por grado […]. Se dividía esta escala en partes iguales, de suerte que cada una midiese diez leguas. El tronco […] se situaba en cualquier lugar despejado de la gráfica de la carta y, por lo común, se presentaba enmarcado en una cinta o cartela.” (Salvador García Franco: Historia del arte y ciencia de navegar, Madrid, Instituto Histórico de Marina, 1947, vol. II, pág. 47)

<< Volver