Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: templar, tenplar.
( del lat. tĕmpĕrare 'combinar adecuadamente', 'moderar', 'templar' (DECH) ).

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.

Definición:

Entibiar o suavizar el calor de algo.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Otra manera ay de destilar, que es por caliente y seco, quando los alambiques destilan con sola la fuerça del fuego. Y es menester gradualle y templalle conforme a la cosa que se destila. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 182r).

Ejemplo 2:

Si tiene demasiada cal, se resuelve el polvo, por ser materia tan seca, como quemada en horno por espacio de sesenta horas continuas con muy gran fuego, y ha menester de la frialdad y humedad de la arena para templarse en proporción. (Ferrofino, Descrizión Artillería, 1599, pág. 139).

Ejemplo 3:

Con paños mojados se refrescará, de quando en quando, el alambique, y si el agua en que el açogue se recoge se calentare demasiado, se temple con otra fría. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 57r).


2. v. tr.

1ª datación del corpus: Falero, Tratado del espera, 1535.

Definición:

Moderar, atenuar el exceso de frío o calor atmosféricos.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Nos muestra la tórrida ser muy abitable e la más rica e viciosa y templada, por razón de ser en ella todo el año tan grandes las noches como los días, e por las noches ser grandes, el frescor d’ellas templa la gran calor de los días. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. 19v).

Ejemplo 2:

Lo primero porque en aquella plaga o región es continuo quasi equinocio y la noche suficientemente tiempla el calor del día. (Cortés de Albacar, Breve compendio sphera, 1556, fol. XXIIr).

Ejemplo 3:

El Sol está perpetuamente sobre el orizonte de los veynte grados arriba, dando buelta alderredor, de suerte que tanta continuación y assistencia del Sol no dexará de templar el ayre sin consentir tanta elada y frío. (Poça, Hydrografía, 1585, fol. 133v).


3. v. tr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.

Definición:

Mezclar una cosa con otra, para suavizar o corregir su actividad. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Para la generación de los metales se requiere tal comixtión y mezcla de húmido y de seco como se a dicho [….] Pues, en qualquier parte de las entrañas y profundidades de la tierra donde tal mezcla se halla, concurriendo calor, se comiença a hazer un cozimiento natural, el qual, a medida de natura, qu’es el maestro, se tiempla de manera que purga esta mezcla de seco y húmido de lo impuro y para la producción del metal no conviniente. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 15v).

Ejemplo 2:

Pero antes de ponerla [la pólvora] en la tronpa se esprimentará en un cañuto de caña, llenándola de ella, apretado. Y, si fuere muy soberbia, que se berá en que saldrá el fuego muy beloz, haçiendo notable estrépito, se tenplará con pez y açufre, partes yguales, las que bastaren para reduçirla al punto de fuerça que conbiniere. (Ferrofino, Descrizión Artillería, 1599, fol. 154r).


4. v. tr.

1ª datación del corpus: Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582.
Marca diatécnica: Constr.

Definición:

Disponer y proporcionar una sustancia para que resulte de un color determinado.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

La usta, que es muy provechosa para las obras de encaladuras, se templa d’esta suerte: cuézese un terrón de color verdinegro bueno, que esté encendido en fuego, y aquel terrón métase con vinagre, y házese de color de púrpura. (Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 100r).

Ejemplo 2:

Començaré agora a tratar de la púrpura, que es la más agradable a la vista de todos los demás colores. Sácase de una concha del mar, que se dize ostro, de la qual se tiñe la púrpura. La qual no es de menor admiración, a los que lo consideran, que las otras cosas de la naturaleza, porque no tiene en todos los lugares en que nace un color, sino que naturalmente se templa con el curso del sol. Assí que la que se coge en el Ponto y en Francia, porque estas regiones están cercanas al Septentrión, es negra, y la que entre el Septentrión y Occidente, es cárdena. La que se coge hazia la equinocial, que es debaxo de la línea que atraviessa del Occidente al Oriente por medio del cielo, tiene color violado; mas la que se toma en las regiones del Mediodía es colorada, la que se cría en la ysla de Rodas y en las otras regiones que están cercanas al curso del sol. (Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 100r).


5. v. tr.

1ª datación del corpus: Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605.
Marca diatécnica: Mec.

Definición:

Poner en tensión o presión moderada algo, como una cuerda, una tuerca […] (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y donde es la C es un manil que juega a la redonda, y es de hierro, en el qual va embuelto el cordel I para templar el nivel o corbate, para que venga a estar derecho en la línea de la direçión. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 56v).

Ejemplo 2:

Y con este nivel se puede nivelar a la redonda sin moverle de un lugar, que no decline ni de una parte ni de la otra, por raçón del cordel que va assido en aquellos dos herrezuelos I, que son agujereados para assir en ellos un cordel para templar el nivel, para le poner en la línea de la rectitud. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 57r).

Ejemplo 3:

Y esta ánima va adentro de la bomba F, que es en I, la qual bomba es de dos pieças cavadas a medida de la G. Y ha de tener unos quantos cerçillos de hierro que la tengan muy bien apretada. Y en la parte K se le han de hazer unos agujeritos, largos un dedo, de punta, para que pueda entrar la agua dentro de la bomba, de modo que subiendo y abaxándola está C, que juega en B. Y la ánima tiene una launa de hierro agujerada, que juega en D, y essa launa ha de tener unos quantos agujeros para poder templar la ánima L, para subirla o abaxarla lo que menester fuere. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 364r).


6. v. tr.

1ª datación del corpus: Mendoça, Theórica y práctica, 1596.
Marca diatécnica: Mar.

Definición:

Adaptar las velas a la fuerza del viento. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Al poner del sol, todos los navíos vienen a saludar la capitana por sotaviento, y para ello tiempla o amayna las velas y ella les responde dándoles nombre para aquella noche. (Mendoça, Theórica y práctica, 1596, pág. 164).

Ejemplo 2:

En una d’estas formas navegan en la mejor orden que se puede, sin que el un navío passe adelante del otro, y si el tiempo da lugar, apartados dos o tres cuerpos de navíos los unos de los otros, por lo qual tiemplan las velas los ligeros, baxándolas, con que vienen a caminar no más que los pesados, procurando de ganar el viento, quando ay voluntad de entrambas partes para combatir (Mendoça, Theórica y práctica, 1596, pág. 166).

Ejemplo 3:

El capitán de mar conviene que sea marinero de esperiencia y ciencia, que entienda todas las cosas mecánicas del galeón, como darle carena, guarnir una cabria, arbolar y desarbolar, marear las velas y templarlas, conforme las ocassiones y fuerza de viento. (Anónimo, Diálogo fábrica de navíos, ca. 1631, fol. 26r).


<< Volver