Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: sequedad.
( de seco (DECH) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545.
Marca diatécnica: Dest.,Fil. Nat.,Metal.

Definición:

Cualidad de seco (DLE).

Sinónimos(s):

seco3, secura.

Antónimos(s):

humedad, humedecido2, húmedo4, .

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Aquella parte de la región elemental, que es la más conjunta al cielo, es más rarificada y caliente que las otras, y el calor intenso consume toda humidad y engendra su contrario, que es la sequedad. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XXXIr).

Ejemplo 2:

Puédese conocer por esta arte separatoria, precissa y determinadamente, los quatro elementos de que está compuesta qualquier cosa y sus calidades: calor y sequedad, humedad y frialdad, y qué tanto ay en él de cada una d’éstas. (Sanctiago, Arte separatoria, 1598, fol. 41v).

Ejemplo 3:

La ductibilidad, o poder alargarse a golpe de martillo, es assimismo propiedad de los metales. Es su causa la humedad que está encerrada en la sequedad que muestran, que se rinde y cede su lugar quando los baten. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 21v).

Información enciclopédica:

En la Filosofía Natural, cualidad que denomina el sujeto seco y guarda relación con los elementos tierra y fuego.

2. sust. f.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Geogr.

Definición:

Falta de [...] de lluvia hablando del temporal respecto de la tierra. (Autoridades).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

En aquella tierra son las lluvias en verano, y en el invierno la sequedad. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. Lv).

Ejemplo 2:

Quando el Sol, en su nascimiento o al ponerse fuere claro y no muy quemante y no tuviere cerca de sí alguna nuve o fumosidad, significa en aquel día o noche serenidad y calor con sequedad. (García de Palacio, Instrución náuthica, 1587, fol. 67r).

Ejemplo 3:

En una semejante tierra, por raçón de la grande sequedad, se les devía secar todas las aguas por causa del larguíssimo verano. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca.1605, fol. 2v).


<< Volver