Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: pesar, pessar.
( del lat. pēnsāre 'íd.' (DECH) ).
Familia léxica: contrapeso, pesa, pesado, pesadumbre, peso.

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Aurel, Arithmética algebrática, 1552.
Marca diatécnica: Mec.

Definición:

Determinar el peso, o más propiamente, la masa de algo por medio de la balanza o de otro instrumento equivalente (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Rogó [Pythágoras] al maestro de la obra quisiesse dexarle pesar los martillos. Otorgada la demanda, pesolos de uno en uno, para ver cómo podría proporcionar los sones que cada uno formava. (Aurel, Arithmética algebrática, 1552, fol. 16r).

Ejemplo 2:

Cómo, y con quáles pesos, y en quál forma los cambiadores, y mercaderes y plateros deven pesar el oro y plata (Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553, fol. CCLIXr).

Ejemplo 3:

En algunas partes de España, quando alguno vende cosas con peso haze refación, dando, verbi gracia, por cada arroba que se pesare de pescado o de otras cosas en romana, una libra de 16 onças de refación, y, según esto, de un quintal, que es 4 arrobas, quitan 4 libras de refación. Esto es por el agravio que puede aver en lo que se pesa con romana, comparado a lo que después de la dicha mercaduría se pesa en menudo. Y de lo que se pesa con peso de cruz dan de cada 100 libras o de 4 arrobas, dos libras de a 16 onças cada una, que es la mitad de lo que se da de lo que se pesa con romana. Y a esto dizen tara o refación. (Pérez de Moya, Manual de contadores, 1589, fol.79r).


2. v. intr.

1ª datación del corpus: Cortés de Albacar, Breve compendio sphera, 1556.
Marca diatécnica: Fís.

Definición:

Tener densidad, gravedad, peso. (Terreros).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Si estando el astrolabio colgado e libres él y el pinjante el hilo pasare por el centro del astrolabio, estará bueno; e si el hilo se apartare del centro hazia uno de los lados, aquel tal lado estará más grueso o pesará más que el otro y avráse de adelgazar hasta que el hilo pase justo por el centro. (Cortés de Albacar, Breve compendio sphera, 1556, fol. LXXVIr).

Ejemplo 2:

De manera que dos cantidades iguales en cuanto al tamaño y grandeza de oro o de plata, la que pesare más tendrá más ley y la que menos tendrá menos; porque el pesar más o menos le viene de participar o no de otro metal, o ser poco o mucho lo que participa; y mientras más tuviere de otro, menos tendrá de sí y de valor y peso, porque cualquiera otro metal tiene menos que la plata, y ésta menos que el oro. (Llanos, Diccionario minas, ca. 1609-11, pág. 22).

Ejemplo 3:

Es el hierro, si no el más precioso, el más necessario de todos los metales para los usos humanos, aunque pudiera dudarse si son iguales, o exceden en el mundo sus daños a sus provechos [...]. Es metal frío y seco, más poroso que los demás, y, assí, pesa menos que ellos; de aquí es el criar orín y corromperse fácilmente en la humedad, y más si es de agua salada, con que su penetración es mayor. Gástase también al fuego cada vez que se caldea, convirtiéndose en escoria. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fols. 30v-31r).


3. v. tr.

1ª datación del corpus: Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512.
Marca diatécnica: Mec.

Definición:

Tener determinado peso (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Has de saber que un quintal pesa 4 arrovas; si quieres por libras, pesa 100 libras, y esto a uso de Castilla. La arrova pesa 25 libras. (Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512, fol. 11r).

Ejemplo 2:

Y por el tamaño de los diamantes, se juzgan los rubís, las esmeraldas y las espinelas, pues este medio sicílico pesa tanto como seys tomines y cinco granos de las pesas del oro, que es en todo setenta y siete granos, y de otro tanto hazen una pesa, que llaman diez y ocho quilates. (Arphe, Quilatador de la plata, 1572, fol. 40v).

Ejemplo 3:

Pongo caso que la arena que ha de servir al curso de las veynte y quatro horas de que he hecho el ensayo pesa seys libras justas. Digo que d’esta misma arena tomo otras seys libras, de las quales peso tres para un relox de doze horas, y tomo una libra y media para un relox de seys horas. (Poça, Hydrografía, 1585, fol. 36v).



Véase ~ el sol

<< Volver