Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: nuebe, nueve.
( del lat. nŏvem 'íd.' (DECH) ).

1. adj. u. t. c. sust.

1ª datación del corpus: Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Ocho más uno. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

La qual es que toda persona que a de saber contar tiene necesidad de saber primero conoscer las letras del cuento, las quales son nueve y son las que se siguen: 1 2 3 4 5 6 7 8 9. (Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512, fol. 3r).

Ejemplo 2:

TAMPESO.— Hombre bien proporcionado se puede llamar aquél que contiene en su alto, según Vitruvio, diez rostros, y según Pomponio Gaúrico, nueve. Pero los modernos auténticos quieren que tenga nueve y un tercio. (Sagredo, Medidas Romano, 1526, pág. 9).

Ejemplo 3:

Y, bolviendo a nuestro propósito, dize que el lado que vale tres pies, multiplicándolo en sí, hará el quadrado que balga nueve pies, y luego, multiplicando el lado que vale quatro en sí, hará el quadrado, los quales, juntos con los nueve, harán veinte y cinco (Rojas, Compendio fortificación, 1613, fol. 13v-14r).


2. adj. u. t. c. sust.

1ª datación del corpus: Valle de la Cerda, Desempeño patrimonio, 1600.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Que sigue inmediatamente en orden al o a lo octavo. (DRAE, s. v. noveno).

Sinónimos(s):

nono, noveno1.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Como se advierte en el capítulo nueve de mi discurso, donde se apunta el modo de negociar de los dichos montes, que, en suma, ha de ser socorrer a todos los que quisieren dinero sobre prendas de oro o plata o sobre cartas de censo, propias o agenas, procedidas de los erarios, sobre juros de Vuestra Magestad y obligaciones de villas, ciudades y lugares, que lo podrán tomar para sus vezinos, y sobre póliças de los erarios y bienes raýzes. (Valle de la Cerda, Desempeño patrimonio, 1600, fol. 50v).

Ejemplo 2:

En Valladolid, a nueve de otubre de 1604. (García de Céspedes, Instrumentos nuevos, 1606, fol. IIIv).

Ejemplo 3:

En la villa de Rentería, que es en la muy noble y muy leal provincia de Guipúzcoa, a veynte y un días del mes de diziembre de mil y seiscientos y nuebe años, ante mí Esteban de Alduncin, escribano del Rey, nuestro señor, y del número d’esta dicha villa, y de los testigos yuso escriptos pareció presente el capitán Juan de Veas, estante en esta dicha villa, maestro maior de las fábricas reales de Su Magestad. (Cano, Arte para fabricar naos, 1611, fol. VIIr).


3. sust. m.

1ª datación del corpus: Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Signo lingüístico o matemático con que se representa el número nueve.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

ix, nueve D, quinientos (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 16).

Ejemplo 2:

Esta figura, ix, vale nueve, y ésta, xl, quarenta, y ésta, xc, noventa, por una regla que dize: todo número menor que se antepone al mayor significa que aquello se ha de quitar del mayor; y por tanto, quando esta figura, ix, vieres, entenderás que se ha de quitar el uno de los diez que vale la x. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 17).

Ejemplo 3:

Para poner los demás números que faltan hasta llegar a diez, usan del carácter que vale uno y de la v, que vale cinco, poniendo esta figura: VI, por seis; y assí: VII, por siete; y d’esta manera: VIII, por ocho; y assí: IX, por nueve, aunque agora por nueve usamos ésta: IX, por la causa que luego diremos. (Pérez de Moya, Manual de contadores, 1589, fol. 11v).




<< Volver