Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: manar.
( del lat. mānāre 'íd.' (DECH) ).

1. v. intr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Geogr.

Definición:

Dicho de un líquido: Brotar o salir. (DRAE).

Sinónimos(s):

nacer3, salir2.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Su minera antes es tierra que piedra. Conóscese su mina por el olor grave que tiene y por baños y fuentes de agua caliente que en ellos mana. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 41r).

Ejemplo 2:

He advertido también que las fuentes no manan en otra parte, sino donde debajo de sí y a la redonda tengan el suelo de la tierra entero y macizo, y encima de sí aya assentada alguna llanura sobrepuesta, o que estén cubiertos de tierra rara y suelta (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 310).

Ejemplo 3:

Verás que a la redonda de donde mana yr rezumando agua, y esto causa que ella no puede caver toda por aquel camino por donde mana. Y de necessidad conviene que ella se vaya vertiendo alderredor del agua principal, salvo si manase de alguna peña, que nada d’esto se verá, mas lo que muchas vezes se vee manar en dos y tres partes por la peña o por quebraduras d’ella. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 75v).


2. v. tr.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.

Definición:

Hacer brotar o producir una corriente de agua

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Esta agua del mar Bermejo no es de su natural bermeja; pero dizen que la tierra de las costas es bermeja e aun la del suelo del agua, e como las ondas e las crecientes y menguantes del mar baten en ella, que toma el agua color de la tierra, y que por esta color le llaman mar Bermejo; otros dizen que de unas fuentes de Etiopía que manan agua colorada e vienen a él. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. XLVIIr).

Ejemplo 2:

Ay otra manera de hazer sal de agua salada por artificio, y es assí: que en las fuentes que manan agua salada hirviendo, hinchen unos vasos de barro d’ella y métenlos dentro de la fuente, y, en començándose a cozer y cuajar, se vazían en unos tarros o paneras de hierro largos y angostos, de quatro dedos en alto, que están dentro en la mesma agua y fuente, y allí se acaba de cuajar y hazer sal. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 192r).

Ejemplo 3:

D'esta calidad son las fuentes que ay en Lisboa, de que beve toda la ciudad, que siempre manan el agua caliente, la qual, después de fría, es muy dulce y saludable. (García de Céspedes, Instrumentos nuevos, 1606, fol. 28v).


<< Volver