Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: alexos, legos, lejos, lexos.
( del lat. laxĭus ‘más ampliamente, más libremente, más separadamente’, adverbio comparativo de laxius ‘amplio’, ‘suelto’ (DECH) ).
Familia léxica: alejar, lejano, lejo.

1. adv.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.

Definición:

A gran distancia, en lugar distante o remoto. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

De allí van fasta en par de Veneciuela, e de allí van hazia la tierra adentro, no se sabe adónde, porque no es ganada la tierra ni los indios dan d’ello más razón de que van muy lexos. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. LXVIv).

Ejemplo 2:

Por la razón, pues, dicha, se formaron el mosquete, y por la misma fueron hechos el esmeril y el falconete; y que, desseosos aún de tirar más alexos y hazer más largos tiros, formaron el medio sacre. (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 7v).

Ejemplo 3:

La causa por que se duplica la mira es porque la planura del agua es más engañosa que la de la tierra, porque, pareciendo estar çerca, se halla muy legos del término de lo que pareçe. (Ferrofino, Descrizión Artillería, 1599, fol. 91r).


~ tierra(s)

1ª datación del corpus: Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553.

Definición:

Lugar indeterminado situado a gran distancia.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Lo mesmo dezimos que se deva hazer, pidiéndole algún mercader que quisiesse yr con su mercadería o sin ella allende el mar o a lexos tierras, si él se temiesse que, quando sería para hazer su viaje, alguno le querría embargar o impedir su camino. (Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553, fol. IXr).

Ejemplo 2:

Pruévase, ansimesmo, por fama, que alguno sea muerto, siendo la fama en aquel lugar que, de diez años arriba, murió en lexos tierras, e que ansí se dize públicamente. (Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553, fol. CXLIIv).

Ejemplo 3:

Y algunos de lexos tierras quieren medir sus vistas por las agenas embiando a pedir antojos muy claros, y como el que se los compra no ve con los que el maestro le da, le parece que tampoco verá el otro para quien los pide, y assí se los embía claros [fol. 76r] de poco grado, porque él ve con ellos, aviendo de ser más escuros, que es de más grados, para que al otro le vengan buenos, porque tiene menos vista. (Daça de Valdés, Uso de los antojos, 1623, fol. 74v).


<< Volver