Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: labar, lavar.
( del lat. lavāre 'íd.' (DECH) ).
Familia léxica: lavadero, lavado, lavador, lavadura.

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Anónimo, Ordenanças paños, 1527.

Definición:

Limpiar con agua u otro líquido (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Otrosí, mando que todas las dichas lanas, assí de peladas como de tisera, los que las ovieren de vender o los que ovieren de hazer paños d’ellas sean obligados a las lavar escaldándolas primero con agua caliente, e después se laven con agua fría, por manera que las dichas lanas sean bien lavadas. (Anónimo, Ordenanças paños, 1527, fol. IIr).

Ejemplo 2:

Si por no aver otra se huviesse de tomar de la arena de la mar, aunque por la sal que tiene es la peor, se podrá remediar con sacarla y lavarla con agua dulce y dexarla por algún tiempo al ayre y lluvia, que la purgue de la sal, y se podrá servir d’ella, porque viene a ser buena como las demás. (González de Medina, Examen fortificación, 1599, pág. 138).

Ejemplo 3:

Un betún, el qual es muy maravilloso para apegar madera, aunque ay otro de la misma manera, aunque es arto differente en el modo de hazerle. El qual betún se haze en esta manera: tómase quezo que sea fresco; no que ello sea recién echo, mas que sea ni muy duro ni muy fresco, y cortarle en tajadas delgadas y ponerle en remojo en lexía que no sea muy fuerte. Y caso que el queso no se hallase fresco, también servirá, aunque ello sea muy duro. Y después de remojado, lavarle muy bien con agua clara, hasta que ella salga limpia. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fols. 278v-279r).


2. v. tr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Geogr.

Definición:

Dicho del agua del mar, de un río, etc.: Tocar un paraje. (DLE, s.v. bañar).

Sinónimos(s):

bañar2.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Los ríos y arroyos que nascen en la parte del Levante, en cada región, y corren azia el Poniente, lavando las haldas de los montes y riscos que están a la parte del Norte. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 31r).

Ejemplo 2:

Este gran reino, a que los naturales llaman Tame y ellos se dizen tangis, es la tierra más oriental de toda Asia. [...] Lava la mayor parte d’él el gran mar oriental, començando de la isla Aynan, vezina a Cuachinchina. (Escalante, Discurso de la navegación, 1577, fol. 29r).

Ejemplo 3:

En toda la ribera, desde Oropo hasta Aulide, todo lo que es lavado con la mar dizen que se quaja y convierte en piedra. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 51).


3. v. tr.

1ª datación del corpus: Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605.

Definición:

Cubrir una superficie u objeto con betún o alguna sustancia de textura o propiedades similares para pegar unos cuerpos a otros, rellenar grietas, coger juntas, etc.

Sinónimos(s):

betunar1, embetunar1, emplastar.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Después que se tiene hecha una çisterna, conviene lavarla en esta manera: tómase de la escoria que queda de la mina del hierro y pícase muy menudamente, para que con ella se pueda embetunar la cisterna. El embetunarla o lavarla con esta materia es sólo para que el agua se conserve fresca. El lavarla no entiendan que es lavarla con agua. Lavarla llamo yo quando un aposento se va lavando con espalmarle, o con yeso o con cal, que quedan listas las paredes, y para conservarla fresca la agua de verano. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fols. 183r-183v).

Ejemplo 2:

La agua con que se amassa es hecha con diversas semillas o simientes. Se haze: tómase raýzes de olmo y raýzes de regaliza o de alcaçuç o de palo dulçe; tómase ciliandro, finogo, anito, granos de enebro de los negros, de los que güelen bien, y házense cozer todas estas simientes con las raýzes. Y después de aver hervido, y con esta agua se amasa la cal y la escoria del hierro, que se pone en lugar de arena. Y con ésta van lavando toda la cisterna por de dentro, de modo que con esta materia se da muy buen olor al agua y se tiene fresca y la conserva, que no se corrompa. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 183v).


<< Volver