Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: jacinto.
( tomado del lat. hyacinthus, y este del gr. ὑάκινθος, nombre de una flor violada o azul y de una especie de amatista (DECH) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Anónimo, Repertorio tiempos, 1554.

Definición:

Piedra preciosa, regularmente del color de la flor. Hay tres especies, el oriental, que tira al color de naranja; el de Bohemia, que tiene el color de escarlata y el común que es azul e inclina a violado. (Autoridades).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

En los metales, sobre el estaño, sobre la piedra de jacinto y en la tutía, cristal e çafir. (Anónimo, Repertorio tiempos, 1554, fol. XIXr).

Ejemplo 2:

El jacinto es una piedra bermeja y transparente. Son los mejores orientales, por ser más duros y encendidos en color. Dízese d’ellos que tienen virtud contra pestilencia y que inclinan a dessear honrra y riquezas, y dan alegría y augmentan el ingenio. (Arphe, Quilatador de la plata, 1572, fol. 56v).

Ejemplo 3:

Esta misma variedad se ve en todas las demás piedras preciosas de qualquier color que sean, o ya consten de jugos verdes, como la esmeralda y la prasma; o de açules, como el safiro, el ciano y algunas especies de jaspe; o de rojos, como el rubí; o de purpúreos, como los jacintos y amatistas. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 13r).

Información enciclopédica:

Silicato de circonio, más o menos transparente, blanco o amarillento rojizo, que difícilmente produce raya en el cuarzo y posee en alto grado la doble refracción. Se halla en cristales rodados entre los terrenos de aluvión de la India y se usa como piedra fina, con el nombre de jacinto (DRAE: s. v. circón).

<< Volver