Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: humo, fumo, umo.
( del lat. fūmus (DECH) ).
Familia léxica: ahumado, ahumar, humeante, humear, humosidad, humoso.

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Falero, Tratado del espera, 1535.
Marca diatécnica: Dest.,Fil. Nat.,Metal.

Definición:

Vapor que exhala cualquier cosa que fermenta. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Con este elemento [fuego] se transmutan las cosas inferiores y graves en livianas e superiores, assí como de las cosas terrestres, flores, yervas, frutas, carnes, aves e palo en alquitara y de otras maneras convierte en agua e humo y vapor. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. 8r).

Ejemplo 2:

También se ensaya tomando el mineral del azogue, y moliéndolo y echándolo en un vaso de barro a manera de alcatara, que tenga una cobertera con su nariz larga; y el vaso se ponga al fuego con el metal. Y debaxo de la nariz o alambique se ponga un vaso lleno de agua fría, donde pueda destilar. Y, dando calor a la mina, el azogue sube en humo y destila por el alambique y nariz, y, cayendo en el vaso de agua fría, se quaja y congela (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 74v).

Ejemplo 3:

Déxase, entre el recipiente y el otro vaso que en él entrare, un agugero pequeño, del tamaño de una aguja gruessa de hierro, que se tape con una clavijuela de madera, de suerte que se pueda quitar quando se quisiere. Y convendrá hazerlo quando se levantaren en demasía los humos potentíssimos de las composiciones que se distilan, para que se refresque el aire que está encerrado y se condensen en agua más apriessa y con menor riesgo de los vasos. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 107v).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Metal.,Constr.

Definición:

Mezcla visible de gases producida por la combustión de una sustancia,  generalmente compuesta de carbono, y que arrastra partículas en suspensión. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El qual horno tiene dos agujeros en el suelo por donde suben los humos en la cámara, la qual quanto más ancha es mejor, porque mas quantidad de humo recibe. En medio de lo alto de la capa del horno o cámara está un agujero, alto de tres palmos y de dos de ancho, por donde salen los humos de la cámara purificados. Este agujero o chiminea tiene atrevessadas muchas barras y planchas delgadas de hierro, donde al salir del humo se pega lo sutil del metal, y lo gruesso y cadmias se pegan en las paredes de la cámara y se haze razimos y colunas. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 92r).

Ejemplo 2:

Digo que el yeso no lo cuezen en la manera que se haze la calzina, y él no es cozido hasta tanto que el humo del horno acende arriba todo muy blanco y que no tiene ninguna color negra. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 264r).

Ejemplo 3:

Para qualquier obra que se haga en hornos de reberberación, se advierta que esté la llama clara, porque, en andando escura y ahumado el horno, no funde ni tiene fuerça. Procede esto o de no tener respiración bastante por las ventanas para que salga el humo, y se remedia con destaparlas más, o de que el buitrón donde cae la ceniza está lleno hasta la sabalera, y no ay lugar para que el aire avive y aclare el fuego (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 93r).


3. sust. m.

1ª datación del corpus: Arphe, Varia Commensuración, 1585-87.
Marca diatécnica: Orfebr.

Definición:

Parte o elemento de un incensario por donde escapa el humo.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

La proporción de un encensario es tres partes de alto y una de ancho en el assiento del pie. Estas tres partes del alto es la media para el pie, de D en E, y media para la casca, de E en C, donde se pone el fuego, y la una es para el cuerpo mayor de el humo, de C en B, y la otra para el remate, de B en A. El ancho de todas estas partes es, en el assiento del pie, la tercia parte de su alto, y por donde recibe la casca tiene de ancho la mitad que por el assiento, como se muestra en los puntos D E. A la casca se le da de ancho la mitad de todo el alto del encensario y al cuerpo mayor del humo, seys octavas partes del ancho de la casca, y lo demás del remate queda metido en la línea que concurre en A . (Arphe, Varia Commensuración, 1585-87, IV, fol. 33r).


<< Volver