Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: ez, hez.
( del lat. fēx, fēcis 'variante de faex 'poso, heces, impurezas' (DECH) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Dest.,Metal.

Definición:

Depósito sólido o pastoso resultado de la destilación de determinados líquidos o de otras sustancias que se purifican.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Los metales otros, como el oro, que tiene buena proporción de seco y húmido, fundidos, no se quema lo seco terrestre ni exala el húmido, ni hecha humo hediondo gruesso, sino claro subtil, dexando pocas hezes y escoria. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 20v).

Ejemplo 2:

Y en esto deve reparar qualquier persona de consideración, y en la acrimonia venenosa del yeso, pues consume y desseca toda esta sustancia del salso y grasso. Lo qual se demuestra que, tomando las hezes de dos tinajas de vino, o cubas, que la una tenga yeso y la otra no, ni arrope, saquen d’él las dichas hezes, y quemen cada una de por sí y saquen d’ellas el salso y grasso. Y de la que tenía el yesso se hallará salso y no grasso y el salso alterado, y en la que no tenía yesso ni arrope hallamos salso y grasso, con el qual grasso nos nutrimos. (Sanctiago, Arte separatoria, 1598, fol. 112v).

Ejemplo 3:

Después de sacada el agua fuerte, se eche un poco en una redoma, y en ella un adarme de plata para que se deshaga, con que, si estava turbia, se pondrá clara; échese esta agua sobre la demás; en breve rato se aclarará toda, assentándose en el fondo unas hezes blancas. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 107v).


<< Volver