Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: embra, enbra, hembra, henbra.
( del lat. fēmĭna 'íd.' (DECH) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Besson, Teatro instrumentos, 1602.
Marca diatécnica: Mec.

Definición:

Pieza con un hueco labrado en espiral que ajusta exactamente en el filete de un tornillo (DRAE, s. v. tuerca).

Sinónimos(s):

caracola, puerca1.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Los dos próximos son las dos partes del tornillo, la una de las quales, que es el machio, llamaremos parte interior; la otra, que es la hembra, y es buelta hazia el mediodía, llamaremos parte exterior. (Besson, Teatro instrumentos, 1602, fol. A4v).

Ejemplo 2:

Se podían embetunar a la redonda de la embra y del macho, y el betún que sobrase se podrá quitar con una argolla de hierro, la qual esté encajada o afixada en una hasta que sea más larga que el caño, aunque la argolla no ha de ser de tanto redondo como el caño. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 141v).

Ejemplo 3:

Y las hembras, por donde pasan los caracoles, serán muy buenas de enzina, y de roble o de serval, por ser madera muy sólida y tiene muy pocos poros en sí. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 325v).


2. sust. f.

1ª datación del corpus: Medina, Regimiento de navegación, 1563.
Marca diatécnica: Mar.

Definición:

Cada una de las piezas agujereadas que se clavan en el codaste y que con el correspondiente macho, fijo en el timón, forma uno de los goznes de este. (Lorenzo: Diccionario Marítimo Español).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Mirarse ha si en el codaste de la nao las hembras que allí están clavadas, que fueron del timón que se perdió, si quedaron los hierros del dicho timón en ellas, sacarse han, porque sin ellas cortará mejor el timón que se ha puesto tirando por los varones susodichos. (Medina, Regimiento de navegación, 1563, fol. 70r).

Ejemplo 2:

Y en este espacio se repartirán y pondrán ocho hembras muy fuertes, según el arte, para que en ellas jueguen y se metan los machos que se han de clavar en el timón, el qual ha de tener desde el assiento de la patilla hasta su medio un codo de ancho y, de aý arriba tendrá de gruesso lo que tuviere de frente el codaste; e importará que en las esquinas de la parte de fuera sea la mitad más gruesso que por donde juega sobre las hembras del codaste. (García de Palacio, Instrución náuthica, 1587, fol. 93r).




<< Volver