Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: acer, açer, azer, facer, fazer, hacer, haçer, haser, hazer.
( del lat. facĕre (DECH) ).

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Anónimo, Ordenanças paños, 1527.

Definición:

Fabricar, formar algo dándole la forma, norma y trazo que debe tener (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Pero, porque en algunas de las dichas ciudades e villas e lugares hasta agora han tenido costumbre de hazer paños bervíes de menos cuenta, porque puedan yndustriarse las personas que los fazen para los hazer estambrados, mi merced e voluntad es que en los tales lugares se puedan hazer e hagan paños bervíes veyntenos e dende abaxo, fasta sezenos . (Anónimo, Ordenanças paños, 1527, fol. IIIv).

Ejemplo 2:

Hase de hazer un instrumento de madera, o de cobre, o latón o de otra cosa que semejante sea, el qual ha de ser plano esphérico e quanto mayor mejor. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. 37r).

Ejemplo 3:

Pensó de complazer a los suyos e bolverse y tomar a África, y a España, e a Galia, e a Italia e a la Germania, que era la Europa. E por esto se bolvió y embió a fazer navíos a Siria para passar a Europa. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. LIXr).


2. v. tr.

1ª datación del corpus: Sagredo, Medidas Romano, 1526.
Marca diatécnica: Constr.

Definición:

Construir un edificio o algún elemento arquitectónico.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y esta medida no sería muy agena de perfeción, si en la formación de las dichas tres pieças fuessen guardadas nuestras medidas, pero de no guardarlas resulta un error, que es hazer sus frontispicios más empinados y puntagudos que conviene. (Sagredo, Medidas Romano, 1526, pág. 67).

Ejemplo 2:

Eusebio Pámphilo, diligente escudriñador de las cosas antiguas, testifica que los nietos de Protógenes fueron los que, antes que otros algunos, hizieron casas en que los hombres viviessen, los quales las entretexeron con hojas de cañas y de juncos. De aquí, unos fueron inventando y otros añadiendo, otros, no dexando cosa que se pudiesse imaginar donde no la estendiessen, haziendo templos, fortalezas, torres, chapiteles, muros, palazios, theatros, sepulcros, collumnas, estufas y hornos. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. IV).

Ejemplo 3:

Ofréçese algunas beçes aver de açer un caracol para subir a algún órgano u a otra parte, que sea menester que no embaraçe, por la angostura que puede aber, el qual se podrá açer esento; digo açer esento alrededor de una coluna. (Vandelvira, Traças de cortes, ca. 1591, fol. 51v).


3. v. tr.

1ª datación del corpus: Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Producir una cantidad, como resultado de una adición o multiplicación.

Sinónimos(s):

montar, sumar2.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Si se multiplicassen trezientas y sessenta vezes 700, harán dozientos y cinqüenta y dos mil. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XXXVv).

Ejemplo 2:

Agora, suma 120, 90, 80, 75; harán 365. (Aurel, Arithmética algebrática, 1552, fol. 27v).

Ejemplo 3:

Uno compró 3 limones menos 4 maravedís por 8 maravedís menos 3 limones. Pídese: ¿a cómo es el precio de cada limón? Para hazer ésta y las semejantes, summarás los limones, como son 3 y 3, y harán 6, los quales serán partidor. Summa assimesmo los maravedís unos por otros, como son 4 y 8, y harán 12, los quales serán partición. Parte 12 a 6 y vendrán a 2; y tanto dirás que es el precio de cada limón. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 221).


4. v. tr.

1ª datación del corpus: Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562.

Definición:

Cambiar o trocar una moneda por otra. (Autoridades, s. v. reducir).

Sinónimos(s):

convertir3, reducir5.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Para hazer de doblones maravedís, sacarás la quarta parte de la summa de los doblones y lo que quedare serán millares de maravedís. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 409).

Ejemplo 2:

Si quisieres hazer de reales maravedís, tendrás la regla que en el exemplo siguiente se declara. Veynte y dos reales, ¿quántos maravedís son? Assienta los 22 d’esta manera: 22, y dóblalos, y serán 44; dobla otra vez estos 44 y serán 88; assienta los diezes de los 88 enfrente de las unidades de los dos renglones altos y los ocho más adelante, y summarás todas las tres summas como están, y montarán 748, y tantos maravedís valen los dichos veynte y dos reales. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 419).

Ejemplo 3:

Para hazer de reales maravedís sin multiplicar qualquier cantidad que sea, harás assí, aunque sean cientos ni millares de reales, o qualquier suma mayor y menor, que en qualquier especie que sea han de entrar las nueve cifras siguientes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, juntas o devisas cada una por sí, o acompañadas con cero, o ceros, y en qualquier cantidad que fuere, grande o pequeña (Belveder, Reduciones plata y oro, 1597, fol. 191v).


5. v. prnl.

1ª datación del corpus: Sagredo, Medidas Romano, 1526.

Definición:

Volverse, transformarse. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Nos encomendaron los viejos architetos que la piedra que se saca para los dichos edificios se detenga, antes que se labre, por espacio de dos años, donde reciba yelos y soles y otras injurias del tiempo, porque después quedan y se hazen más fuertes y más aprovadas. (Sagredo, Medidas Romano, 1526, pág. 73).

Ejemplo 2:

Considerando philosóphicamente, según se trata en los Libros de generación, todas aquellas cosas que son simbólicas, que se immitan y son semejantes en las virtudes, potencias y qualidades naturales suyas, fácilmente se convierten unas en otras; como vemos que, por communicarse el agua con el ayre, en lo húmido de agua se haze ayre enrareciéndose, y de ayre se haze agua espesándose, porque, añadiéndose calor al agua, que vença su frialdad y la excluya, queda caliente y húmida y será ayre en recreciéndose la materia; e, por el contrario, del ayre se haze agua. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fols. 18r- 18v).

Ejemplo 3:

Elphstudio, en su Cielo filosófico, testifica lo mismo con otro desengaño de fácil prueva: derretido, dize, plomo y echado en agua, si luego en ella se apaga hierro encendido o otro metal duro, se haze más dócil y blando; y, al contrario, si se echa algunas vezes el plomo derretido en agua en que se aya apagado hierro, oro, cobre o otro metal duro, se endurece, señal cierta de las calidades que los unos y los otros comunican a las aguas y reciben d’ellas mediante el calor. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 60v).



Véase ~ aguada.


Véase ~ asiento.


Véase ~ bordos.


Véase ~ cela


Véase ~ centinela.




Véase ~ el aproche.




Véase ~ escala.


Véase ~ escolta.


Véase ~ jornada.




Véase ~ muestra


Véase ~ presa.


Véase ~ profesión.


Véase ~ punta.


Véase ~ puntería


Véase ~ resguardo.


Véase ~ rostro.


Véase ~ sentimiento




Véase ~ vuelta.


Véase ~se a la mar.



<< Volver