Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: fresco.
( del germ. frisk 'nuevo', 'joven' (DECH) ).
Familia léxica: refrescar, refresco.

1. adj.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.

Definición:

Moderadamente frío. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Todos los montes donde se engendra son abundantes de agua, enselvados de árboles y frescos. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 40r).

Ejemplo 2:

Otrosí, para que la sombra esté fresca de suyo, aprovechará sobreponer techo a techo y pared a pared. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 339).

Ejemplo 3:

Si se offresçiere haver de hazer un aposento, el qual huviesse de ser freqüentado, y alguna persona de calidad huviesse de hazer residencia lo más del día, y quería qu’este aposento, en el verano, fuesse húmedo y fresco, y de invierno enxuto y caliente. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 477v).


2. adj.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.

Definición:

Reciente, acabado de hacer, de coger (DLE).

Antónimos(s):

añejo.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Si lo que se quiere vaziar es lagartija o otra cosa semejante biva, tómese la lagartija y mójese la cabeça en agua ardiente, o fuerte, o de solimán, y luego pierde el sentido y se mortifica, conservando los spíritus y natural vigor. Téngase aparejada una massa de cinco partes de yesso fresco, de espejuelo o de alabastro, quemado, y molido y cernido. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 159v).

Ejemplo 2:

Primeramente trataré de los ladrillos, diziendo de qué tierra se han de hazer, porque no se han de hazer de barro arenoso ni pedregoso [....]. Assí que si se ponen y assientan en el edificio frescos y rezién cozidos, echando encima el tectorio, que es la cubierta, la encaladura o enyesadura, y pegándose reziamente, assiéntanse, y assí no pueden tener el altura que el tectorio, porque, como han revenido, no se pegan con él, antes se apartan y se abren por las junturas. (Urrea, Vitruvio, Architectura, 1582, fol. 23r).

Ejemplo 3:

Y por ellas verán averse engañado los que entienden ser sustancias adquiridas, porque en la fresca se halla más sustancia que en la añeja, y esto es en tanta cantidad, que no es casi nada lo que se hallará en la añeja en respeto de lo que se halla en la fresca. (Sanctiago, Arte separatoria, 1598, fol. 34v).



Véase tiempo ~.


Véase viento ~.

<< Volver