Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

( tomado del lat. aequātĭō, -onis (DLE) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Corrección que se aplica a una magnitud planetaria (como velocidad del movimiento, posición en la esfera, etc.) a fin de conocer su valor verdadero.

Sinónimos(s):

igualación1.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Pues, si la Tierra tuviesse movimiento circular, no se podría saber ni dezir a qué hora y tiempo determinada y precissamente uviesse de acontecer el eclypse, porque, como la ciudad adonde hiziessen sus computationes se mudasse y en toda la Astronomía no aya regla para dar la equatión del movimiento de la Tierra y, por consiguiente, de la mutatión de la ciudad, manifiestamente parece que no sabrían dezir a qué hora uviesse de acontecer el eclypse, porque la ciudad vernía a estar más oriental o más occidental. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XXXIIIv).

Ejemplo 2:

Busco el grado del Sol y el de la Luna, agnadiendo al movimiento de la Luna la equaçión conforme a los sinos en que anduviere para sacar la raýz no ygual, la qual sabida, la agnado al movimiento de la Luna calculado con la tal equaçión para el día en que quiera hazer la tal observaçión. (Santa Cruz, Libro de las longitúdines, ca.1567, pág. 103).

Ejemplo 3:

Los que navegan en el mes de junio y en el de diziembre no tienen necessidad de hazer equación en la tabla de la declinación del Sol, porque en estos dos meses es muy poca la diferencia que de un día para otro tiene la declinación. (Çamorano, Compendio arte de navegar, 1588, fol. 17r).


2. sust. f.

1ª datación del corpus: Núñez, Álgebra en Arithmética, 1567.
Marca diatécnica: Álg.

Definición:

Igualdad que contiene una o más incógnitas. (DRAE).

Sinónimos(s):

conjugación, igualación2.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y muchas vezes, acabada la ygualación, quedan raízes, y con ellas entramos en las reglas como si fuesen quantidades absolutas, sin aver necessidad de dexar de fuera de la equación las raízes que en ellas hallamos. (Núñez, Álgebra en Arithmética, 1567, fol. 139r).

Ejemplo 2:

En el folio 14, en el capítulo de cómo avemos de inquirir si podremos tomar las raízes de los extremos de la equación, aunque escribe largo, todavía, estando en las sus palabras, ligeramente el lector podrá caer en yerro, si no estuviere avisado. (Núñez, Álgebra en Arithmética, 1567, fol. 324v).


<< Volver