Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: duodécimo, duodézimo.
( tomado del lat. duodecĭmus (DLE) ).

1. adj. u. t. c. sust.

1ª datación del corpus: Medina, Arte de navegar, 1545.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Que sigue inmediatamente en orden al o a lo undécimo.

Sinónimos(s):

doce2, doceno1.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El signo duodécimo es Piscis, señalado por dos pejes en el agua, que es fría y húmeda, para demostrar que, entrado el Sol en este signo a doze de febrero, el tiempo es frío y húmedo. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. 7r).

Ejemplo 2:

La tercera regla es quando de tres characteres igualmente distantes se igualaren el mayor y menor al mediano, como si cecu. y cce. se igualassen a R., y d’esta manera otros qualesquiera, en tal caso harás lo que manda el capítulo duodécimo y lo que se declaró en el sexto artículo del decimotercio capítulo. (Pérez de Moya, Arithmética práctica, 1562, pág. 607-608).

Ejemplo 3:

La primera, saber mucha parte de Matemáticas, si fuere possible, los seis primeros libros de Euclides y el undécimo y duodécimo, porque con ellos absolverá todas las dudas que se le ofrecieren, assí de medidas como de proporciones (Rojas, Teórica fortificación, 1598, fol. 1r).


2. adj.

1ª datación del corpus: Pérez de Moya, Manual de contadores, 1589.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Se dice de cada una de las doce partes iguales en que se divide un todo. (DRAE).

Sinónimos(s):

doceavo, doceno2.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

La razón por que se saca tercio y quarto es por saber quánto sea la duodécima o dozava parte, como un mes lo es de un año. De lo qual se sigue que no importa más sacar primero el tercio y después el quarto, que sacar primero el quarto y después el tercio. (Pérez de Moya, Manual de contadores, 1589, fol. 222v).

Ejemplo 2:

Uncia. En nuestro lenguaje vulgar es la duodécima parte de un pie y tiene proporción con el dedo la que tienen tres a dos, y tendrá cinco granos de cevada y un tercio de grano. (Álaba, Perfeto capitán, 1590, fol. 189v).

Ejemplo 3:

La grosseza de el orlo o enzía de la cámara, aun aquélla el fundidor hábil la da por razón de la boca de la pieça, conviene a saber, que sea la duodécima parte de ella, que, contando una duodécima parte por cada lado de la cámara, viene en los dos lados a tener un sesmo de boca de más grosseza de metal que no tiene el cañón común de batería. (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 28v).


<< Volver