Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: doctor, dotor.
( tomado del lat. dŏctŏr, -ōris, 'maestro, el que enseña' (DECH) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553.

Definición:

Persona que ha recibido el último y preeminente grado académico que confiere una universidad u otro establecimiento autorizado para ello. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y ninguno se llame doctor, ni licenciado, ni bachiller, salvo los graduados conforme a las leyes. (Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553, fol. CLVIIv).

Ejemplo 2:

Lo que escrivo de la piedra ymán, todo por la mayor parte es de Joán Taisner Hannonio, Doctor en Cánones y Leyes, clérigo coloniense, en un librito que haze de la piedra ymán, donde pone muchas experiencias. . (Roiz, Reloges solares, 1575, pág. 54).

Ejemplo 3:

Y si os parece poner auditorios públicos y escuelas donde los sabios y doctores se ayunten, ponedlos en lugar que estén igualmente aparejados a todos los vezinos y do no aya estruendo de officiales, ni olores suaves de manjares, ni hedores, y do no se admitan las burlas de los occiosos. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 134).

Información enciclopédica:

El que pasando por el examen y todos los grados de una facultad toma la borla para tener licencia de enseñar una ciencia: como teología, cánones, leyes o medicina. Creóse el título de doctor hacia la mitad del siglo XII para suceder al de Maestro, que por ser tan común tenía ya poca estimación (Autoridades: s.v. doctor).

2. sust. m.

1ª datación del corpus: Falero, Tratado del espera, 1535.
Marca diatécnica: Med.

Definición:

Persona que profesa la medicina.

Sinónimos(s):

físico3.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Por quanto por parte de vos, Francisco Falero, me fue hecha relación que vos, con zelo de nos servir, hezistes un Tratado del Esphera y Arte de Marear en lengua castellana, muy necessaria para los navegantes, el qual vos presentastes ante el dotor Salaya, nuestro prothomédico y catedrático de astrología en la Universidad de Salamanca, para que lo examinasse. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. 1v ).

Ejemplo 2:

Esta mesma averiguación hizo el dotor Tobar, médico de Sevilla, por todo rigor de Matemáticas, de que él es muy perito. (Valles, Tratado aguas destiladas, 1592, fol. 42v).

Ejemplo 3:

Y las demás personas necessarias las nombra el general del artillería a su voluntad, y son las siguientes: [...] un doctor; dos çirujanos y dos barberos; un boticario; mil o dos mil gastadores. (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, pág. 101).


<< Volver