Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: descansar.
( de des y cansar (DRAE) ).
Familia léxica: descansadero, descansado, descanso.

1. v. intr.

1ª datación del corpus: García de Palacio, Diálogos militares, 1583.

Definición:

Dicho de una cosa: Estar asentada o apoyada sobre otra. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Sea la cumbre del altor aparente el punto A, cuya altura es la perpendicular tirada desde la cumbre A a la vasa o llano térreo, donde descansa la dicha altura, en derecho del ojo, que es la letra X. (García de Palacio, Diálogos militares, 1583, fol. 137r).

Ejemplo 2:

La caja de encima, faltando los puentes mediante los cuales carga, estriba y descansa sobre la de abajo, no tiene sobre qué poderlo hacer. (Llanos, Diccionario minas, ca. 1609-11, pág. 49).

Ejemplo 3:

Y todas las adarajas hazen hoy por arriba y descansa el almisate sobre ellos, y no como los antiguos, que están ellos pendientes del almisate. (López de Arenas, Reglas de la carpintería, 1619, fol. 39v).


2. v. intr.

1ª datación del corpus: Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605.
Marca diatécnica: Geogr.,Ingen. Hidrául.

Definición:

Dicho del agua: interrumpir su curso, detenerse.

Antónimos(s):

caminar3.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Convendrá hazer caminar el agua cinqüenta passos por línea llana, o hasta cien passos, para que vaya descansando en el camino, y después hazerla descender diez o doze palmos, y después hazer que camine para arriba, y ansí sería de mano en mano hasta llegar arriba. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 124v).

Ejemplo 2:

El açute M no es más alto que el açute N, por donde no ay más altura de agua en N que en M. Mas, ¿qué es la causa que M es muy más agravado del agua que no es el açute N? Y esto causa el muy grandíssimo pesso, porque el agua no descansa en ninguna parte. Por esta causa, los más d’estos açutes duran muy poco tiempo en ser. Y el açute N descansa mucho el agua en él, por raçón que dende la A a la B no gana punto la una agua a la otra; ni dende la B a la C, por causa que siempre va descansando de letra en letra, como la figura lo enseña. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 174v).


<< Volver