Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: collar.
( del lat. cŏllāre 'íd.', de cŏllum 'cuello' (DECH) ).
Familia léxica: cuello.

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Álaba, Perfeto capitán, 1590.
Marca diatécnica: Joy.

Definición:

Adorno que ciñe o rodea el cuello. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Fuera d’éstos, davan los romanos otras maneras de premios y honras por alguna hazaña notable hecha en la guerra, como eran anillos, manillas, collares, jaezes, lanças, y éstas eran las de mayor estima. (Álaba, Perfeto capitán, 1590, fol. 149).

Ejemplo 2:

Tomó origen este nombre armas d’este vocablo latino armos, que se toma por los hombros y braços de el hombre, porque de aquéllos penden las armas. Y de allí se llamó armile aquel collar de oro y los braçaletes de que los romanos hornavan a sus soldados en premio de algunos particulares servicios. (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 2v).

Ejemplo 3:

Y no es de maravillar de lo que hizieren soldados exercitados con españoles, porque con esta naturaleza y exercicio de militar disciplina de barro se hazen hombres tan excelentes que pueden competir con aquellos a quien la gentilidad honrava con los collares y anillos de oro, coronas y talentos. (Mosquera, Comentario disciplina militar, 1596, fol. 74r).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553.
Marca diatécnica: Sastr.

Definición:

Parte de la vestidura que ciñe el cuello. (DLE).

Sinónimos(s):

cuello1.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Deve traer, realmente e de hecho, al cuello un argolla de hierro tan gorda como el dedo, la qual trayga contino y abiertamente sobre el collar del jubón e sin cobertura. (Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553, fol. LXVv.).

Ejemplo 2:

Los collares salen arrimados sobre el cabeçón de la espalda, y de los medios salen faldillas, y abanillos y los demás adereços necessarios a este jubón. (Alcega, Geometría prática, 1589, fol. 14r.).

Ejemplo 3:

Puede esta ropa abotonarse hasta abaxo, y el collar d’esta ropa es alto, como parece. Y hase de advertir que, si quisieren aforrar el cuello d’esta ropa de la misma seda, se sacará una quarta más para el aforro dicho. (Alcega, Geometría prática, 1589, fol. 47v.).


<< Volver