Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: cocer, coçer, coser, cozer.
( del lat. vg. cocere, lat. cŏquĕre 'íd.' (DECH) ).

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Art.,Dest.,

Definición:

Someter algo a la acción del fuego en un líquido para que comunique a este ciertas propiedades (DLE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y por esto se deve echar en una redoma y cozer sobre el fuego, de la manera que se ha dicho, poniendo otra redoma donde se coja el agua que destila primero, y quitada aquélla, se ponga otra, donde se recojan las gotas que a la postre destilan, en començando el cobertor o alambique de la redoma a parescer colorado. común y ocho libras de lexía; y la olla donde se pusiere se cubra con almártaga, y cueza hasta que se consuma lo húmido y quede hecho sal. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 114v: ).

Ejemplo 2:

Verdad es que también en el cozimiento, para que sea bueno, es menester mirar mucho que se haga según arte, y que la agua sea proporcionada a la cosa que se cueze, y se cueza más o menos según su sustancia, y que no cuezan sin coberteras, en lo qual comúnmente se advierte menos y importa tanto que, en lugar de quedar la virtud en el cozimiento, se desvanece toda (Sanctiago, Arte separatoria, 1598, fol. 16v).

Ejemplo 3:

Y si para los artifficios de salbas y regocijo se quisiere usar de estopinos, tomar tanto vinagre fuerte quanto baste a cocerlos con la pólvora que se tuviere en la obra para tal effeto, haziendo qüenta que de tres potes de vinagre y otras tantas libras de pólvora, metiendo dentro los estopinos, hierban y bullan hasta que esté todo consumido, (Ufano, Tratado de la Artillería, 1613, pág. 383).


2. v. tr.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Constr.,Metal.

Definición:

Someter una sustancia o material a la acción del calor en un horno para que pierdan humedad y adquieran determinadas propiedades.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El horno se ha de hazer sobre este assiento, de ocho o nueve pies de alto. Los fuelles no se han de poner en tovera, sino en la misma muralla del horno porque den menos ayre y estén acostados derechos al caño del horno; las bocas de los fuelles sean abiertas y anchas, porque no se queme el metal. El carbón con que se ha de cozer y fundir deve primero lavarse de la piedra y tierra; porque no cierre la boca y caño del horno, hase de echar una espuerta de metal y otra de carbón. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 99v).

Ejemplo 2:

Dévese advertir y tener qüenta con las piedras, antes que se pongan en el horno, que las piedras grandes se deven hazer pedazos, y no se deven tanpoco hazer tan pequeños que ellos sean más pequeños que es la cabeza de un hombre, porque son muy más cómodos para tractarlos, para ponerlos en el horno, y son más fáciles a cozer. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, a. 1605, fol. 257v).

Ejemplo 3:

Poca escoria haze el metal muy rico, y el que no lo es tanto haze más. Si huviere mucha en el horno quando se va fundiendo, se dexe cocer y subtilizar muy bien, sin añadirle más metal. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 91r).


<< Volver