Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: casa, cassa.
( del lat. căsa 'íd.' (DECH) ).
Familia léxica: casamuro, casilla.

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512.
Marca diatécnica: Constr.

Definición:

Edificio para habitar (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Son tres hombres que quieren comprar unas casas, y porque nenguno por sí las puede comprar, dice el primero al segundo: “dame los dos tercios de los ducados que tienes y con los míos yo compraré las casas”. (Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512, fol.175r).

Ejemplo 2:

Las casas a do residen los ministros del rei son sobervíssimas y de estraño edificio, y tan anchas que muchas d’ellas tienen más espacio que una gran villa, causándolo los grandes jardines y estanques y bosques cercados que en sí contienen, en que ay muchedumbre de venados, y de otras caças diferentes y de todo género de bolatería. En los lugares marítimos son todas las casas por la mayor parte baxas, y la tierra adentro sobradadas y de hermosos edificios. (Escalante, Discurso de la navegación, 1577, fols. 36r-36v).

Ejemplo 3:

Los budinos, refiere Herodoto, que edifican las casas, assí las públicas como las particulares, no con otra cosa que con madera, de suerte que también las cercas de la ciudad y las estatuas de los dioses son de madera entre ellos. (Loçano, Alberto, Architectura, 1582, pág. 59).


2. sust. f.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Astr.

Definición:

Cada una de las doce partes iguales, de treinta grados, en que se divide el zodíaco.

Sinónimos(s):

habitación5, signo1, sino11.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Quando dizen: “Tal planeta está en tal signo”, has de entender que aquel planeta que se nombra que, andando por su movimiento e por su línea, passa por aquella dozena casa del Zodíaco que está señalada a aquel signo en que dizen que está aquel planeta que nombran. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. VIIr).

Ejemplo 2:

Y esta línea del diámetro y de la equinocial hazen quatro partes toda la espera, y en cada una d’estas quatro partes ay noventa grados, que son tres casas de tres signos. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. VIIv).

Ejemplo 3:

Yo tengo observado en dos nacimientos que, si el Sol y Marte están en un mismo signo, caliente y seco, o frío, o cerca el uno del otro en dichos signos, y entrambos están o en la dezena casa del cielo o en la quarta, que son donde los planetas dan más claramente sus fuerças. (Muñoz, Libro nuevo cometa, 1573, fol. 26r).


3. sust. f.

1ª datación del corpus: Aurel, Arithmética algebrática, 1552.
Marca diatécnica: Arit.

Definición:

Posición que corresponde a cada uno de los números de una operación aritmética de acuerdo con el sistema de numeración decimal, esto es, según sean: unidad, decena, centena, etc.

Sinónimos(s):

asiento6, grado5, lugar, orden4.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Quiero summar estas 5 partidas en una sola partida o summa. Començarás de la mano derecha y juntarás toda la primera orden, que son unidades [...]. Assimesmo harás con la segunda orden, juntando las dezenas con la tercera orden, y assí consecutivamente de casa en casa o de orden en orden. Porque los números van subiendo o cresciendo de diez en diez por una décupla proporción; porque diez unidades hazen una dezena, 10 dezenas un 100, 10 cientos un millar, etc.; porque summar no es otra cosa sino hazer de unos, diezes; de diezes, cientos; de cientos, millares; etc. (Aurel, Arithmética algebrática, 1552, fol. 2r-2v).

Ejemplo 2:

Regla general para hallar la raýz quadrada de qualquier número quadrado: Primero, pornás la quantidad de la que querrás sacar o hallar la raýz en orden, y la señalarás con puntos d’esta manera: en la unidad un punto y luego una letra o casa sin punto; en la centena un punto, otra letra sin punto; en el dezenar del millar, que es la 5ª casa, un punto. Assí, de casa en casa, un punto, sin punto; otro punto, sin punto, etc., hasta tanto que llegues al cabo. La substancia d’esto sale de la 8ª del 9º de Euclides. Y tantos quantos puntos vernán, tantas letras terná la raýz que buscas. (Aurel, Arithmética algebrática, 1552, fol. 40v).

Ejemplo 3:

Si sumando hizieres diez o diezes justos, pocos o muchos, assentarás un solo zero en derecho de lo que fueres sumando, y el diez o diezes guardarlos has para llevarlos otra casa delante, como en la precedente regla se dixo. (Pérez de Moya, Manual de contadores, 1589, fol. 15r).


4. sust. f.

1ª datación del corpus: Aurel, Arithmética algebrática, 1552.
Marca diatécnica: Álg.

Definición:

Número o expresión algebraica que denota la potencia a que se ha de elevar o se ha elevado otro número u otra expresión.

Sinónimos(s):

grado6.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Nota. El carácter no lo has de tomar ni entender por número o quantidad simple, sino por dignidad, grado o casa de una continua proporción, como el ce. es la segunda quantidad de una continua proporción, y el R. es la quinta. Y assí los otros, començando de más que de uno, porque el uno no es número, sino principio de número, como al principio has visto. (Aurel, Arithmética algebrática, 1552, fol. 70v).


~ fuerte

1ª datación del corpus: Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512.
Marca diatécnica: Fort.

Definición:

La fabricada para habitar en ella, con fortalezas y reparos para defenderse de los enemigos. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Un hombre tiene una casa fuerte, la qual tiene 40 canas de alto. Este hombre tiene una escala que tiene 60 canas de largo y quiérela poner desde encima de la torre fasta la tierra. Demando que quántas canas havrá desde el pie de la torre fasta la punta del pie de la escala. (Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512, fol. 202v).

Ejemplo 2:

También se notará en estos sitios si ay bosques cerca, o viñas, huertas o jardines, o algunas yglesias, o casas fuertes o edificios que suele aver en el contorno de las tales ciudades, adonde el enemigo se podría acomodar para ofender la ciudad. (Rojas, Teórica fortificación, 1598, fol. 77r).

Ejemplo 3:

Llévanse los petardos para valerse d’ellos contra tierras sin fossos, contra casas fuertes que pueden impedir o hazer daño a un exército y obligarlo a llevar la artillería contra ellos, y otras muchas cosas que se pueden offrecer de effectos necessarios al que campea. (Lechuga, Discurso de la Artillería, 1611, pág. 206).










<< Volver