Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: aprender, aprehender.
( del lat. apprĕhendĕre 'coger, apoderarse' (DECH) ).

1. v. tr.

1ª datación del corpus: Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512.
Marca diatécnica: Metod.

Definición:

Adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia. (DLE).

Sinónimos(s):

deprender.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Determiné de componer una arte de Arismética y Geometría, la qual arte imposiese a los hombres que esta sciencia queran aprender y alcançar en el camino perfeto, no como gran arismético, mas como contador entre los menores. (Ortega, Conpusición Arismética y Geometría, 1512, fol. 1v).

Ejemplo 2:

Yo, ahunque lastimado también de mis primeros maestros y poco exercitado, assí en las buenas letras (que tarde he aprehendido), como en la lengua spañola (que, allende de ser aragonés, en muchos años de peregrinación habré algún tanto olvidado), con desseo de ayudar en algo a my nasçión, tuve por bien de hurtar a otros mayores estudios y occupaciones mías algunos ratos de trabajo para poner en lengua spañola la Geometría vulgar de Oroncio. (Girava, Fineo, Geometría práctica, 1553, pág. 8).

Ejemplo 3:

Por mandado de los Señores del Consejo Real de Su Magestad, he visto y examinado este tratado de la Institución de la Academia Real Mathemática, y me parece muy provechoso y necessario para que cada uno sepa y entienda lo que deve de aprender y estudiar en la sciencia que d’estas Mathemáticas professare, y como a obra tan útil se deve dar licencia para que se imprima. (Herrera, Institución Academia, 1584, fol. IVv).


2. v. tr.

1ª datación del corpus: García de Palacio, Diálogos militares, 1583.

Definición:

Dicho de una cosa, especialmente del fuego cuando empieza a quemar: Empezar a ejecutar su cualidad o comunicar su virtud a otra, ya sea material o inmaterial. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El açufre es proprio para hazer fuego con llama y, en esta propriedad, excede a los otros dos materiales, y éste, ardiendo, es muy proprio para aprehender y encender al salitre, que de por sí no lo era tanto, por ser su calidad demasiadamente ventosa y porque, si solos el açufre y salitre, mezclados, se aprehendiessen de fuego, en un instante, con la poderosa ventosidad del salitre, apagarían la llama, sin quemar sino muy poca parte de la materia. (García de Palacio, Diálogos militares, 1583, fol. 94v).

Ejemplo 2:

Las torrecillas para la pólvora, dos o tres, las que se hizieren, porque es bien que no esté toda junta, se han de hazer cabe las casas matas en las faldas de los terraplenos. No han de ser gruessas sus murallas ni la cubierta de piedra pesada, por si sucediesse desgracia en alguna d’ellas de aprenderse fuego, que halle poca materia que arrojar de sí para que haga menos daño (González de Medina, Examen fortificación, 1599, pág. 48).


<< Volver