Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: almadaneta.
( de almádena ).
Familia léxica: almádena.

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Llanos, Diccionario minas, ca.1609-11.
Marca diatécnica: Min.

Definición:

Metal pobre y pesado que acompaña a otros más ricos, de color pardo con manchas.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Almadaneta: De los metales pobres de vetas es la almadaneta, y se dice así por lo mucho que pesa, y es pedernal y algunos tan finos, que no pueden ser más, aunque son los de menos ley éstos tan buenos. (Llanos, Diccionario minas, ca.1609-11, pág. 82).

Ejemplo 2:

También es su parte de señal en casi todos los metales el peso de ellos, porque por la mayor parte sucede ser pesados los ricos, que solamente en la almadaneta y vilacique se ve lo contrario (Llanos, Diccionario minas, ca.1609-11, pág. 91).

Ejemplo 3:

Almadaneta llaman a otro género de piedra por su dureza y peso; es solidíssima, de color escuro, compañía de metales ricos que se crían en ella quando llega a madurar o podrir, como también los quijos. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 12v).


2. sust. f.

1ª datación del corpus: Llanos, Diccionario minas, ca.1609-11.
Marca diatécnica: Metal.

Definición:

Mazo pesado de hierro compacto con que se muele el mineral en las máquinas trituradoras.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

El mortero es de madera muy fuerte, prolongado y guarnecido por lo alto con tejos de hierro en que hacen golpe las almadanetas para moler el metal. (Llanos, Diccionario minas, ca.1609-11, pág. 29).

Ejemplo 2:

Yo sé de alguno a quien le valió muchos ducados el aprovecharse d’esta advertencia, remoliendo cantidad de relabes, aunque no les sacó toda la plata que tenían, con averles sacado muchas, porque los bolvió a moler en ingenio de los ordinarios, donde las almadanetas no pueden sutilizarlos como convendría. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 42r).

Ejemplo 3:

Después de lavado el caxón, mayormente si fue de metal rico, acertará el que recogiere y remoliere los relabes; si los quema, sacará más harina, porque, lo uno, se ablandan con el fuego; lo otro, se esponjan y tienen más cuerpo en que obre el golpe de la almadaneta. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 42v).


<< Volver