Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: aljófar.
( del ár. alǧáwhar, este del ár. clás. ǧawhar, y este del pelvi gōhr 'perlas' (DECH) ).

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Sánchez de las Broças, Helt Frisio, Relox español, 1549.
Marca diatécnica: Joy.

Definición:

Perla de forma irregular y, comúnmente, pequeña. (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Solamente tendrá dentro la rueda movible y, por dioptra, un hilo que salga del centro, por el qual hilo se enhilará un grano de aljófar, o una cuentezilla pequeña, o una cabeçuela de alfiler que sirva de puncto horario, del qual hezimos mención en sus lugares. (Sánchez de las Broças, Helt Frisio, Relox español, 1549, fol. 34r).

Ejemplo 2:

Perlas o aljófares, deshechos en çumo de limón, se hazen una massa, y d’ellos se hazen y forman gentiles cosas. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fol. 169r).

Ejemplo 3:

Y d’esta forma, si quiero, hago más ampolletas particulares para una hora y media hora, y teniendo aviso que el agujero del aljófar por do a de correr no sea el uno mayor que el otro, que en este particular ninguna curiosidad puede ser sobrada. (Poça, Hydrografía, 1585, fol. 36v).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530.
Marca diatécnica: Joy.

Definición:

Conjunto de perlas comúnmente de forma irregular y pequeña.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y en éste se pescan muchas perlas e mucho aljófar. Las conchas en que se crían son como las de las almejas, sino que son grandes y reluzientes de dentro como las mismas perlas, pero de fuera son del color de las almejas; péscanse muchas en quantidad. (Fernández de Enciso, Suma de Geographía, 1530, fol. LXVIr).

Ejemplo 2:

El oro, aljófar y piedras preciosas que alguno hallare en la ribera de la mar es de aquél que primeramente lo hallare y tomare, pues no era en bienes de alguno. (Celso, Reportorio universal leyes Castilla, 1553, fol. CCVIIIv).

Ejemplo 3:

Otras [perlas] nacen redondas y pequeñas, y a éstas llaman aljófar . Este aljófar se acostumbra a vender por onça de marco en differentes precios [...] Y siempre el precio se les da a comparación de aljófar ygual, juzgando por el bulto y no por el peso, porque hay muchos huecos y de poco peso. (Arphe, Quilatador de la plata, 1572, fol. 62v --63r).


<< Volver