Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

Variantes: adustión.
( tomado del lat. adustiō, -ōnis (OLD) ).

1. sust. f.

1ª datación del corpus: Pérez Vargas, De re metallica, 1568.
Marca diatécnica: Metal.

Definición:

Acción y efecto de abrasar o quemar

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Demás d’esto, consideramos que el húmido colado por las cenizas sale rubio y amarillo, cetrino o colorado, las quales colores no tiene la ceniza propria, por donde se entiende que la ceniza no es la que enrubia y tiñe, ni materia del vidro y de los metales, porque de sí mesma tiñiera lo que tiñe; y es materia del vidro el húmido puríssimo, que era intrínseco radical y consustancial a la cosa de que la ceniza, por adustión y cozimiento, se hizo, aora fuesse palo o fuesse yerva o otra qualquier materia. El qual húmido era de condición y, tan incorporado con la cosa que se quemó, que no pudo el fuego derretirlo ni consumirlo, y quedó buelto con las cenizas. Y, detenido y recozido, en el horno se derrite, y corre y se haze vidro, porque es una cierta humidad que a padescido por la mezcla de la sequedad vehemente, que es materia primera remota de las cosas que se pueden derretir. (Pérez Vargas, De re metallica, 1568, fols. 6r-6v).

Ejemplo 2:

El que professa el arte de los metales no juzgue por escusada diligencia ninguna que pueda ocasionarle su mayor conocimiento. No da menor noticia de la pureza o mezcla de la tierra la esperiencia del gusto que el sentido del holfato. La tierra pura no tiene sabor ninguno y tiénelo, de ordinario, malo la que está mezclada con cosas minerales, porque apenas ay alguna que se libre de adustión y todas son secas, y el fundamento de la dulçura o buen sabor consiste en la humedad. (Alonso Barba, Arte de los metales, 1640, fol. 3v).


<< Volver