Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento
<< Volver

( tomado del lat. ĭmpĕtŭs, -ūs, 'acción de dirigirse hacia algo' (DECH) ).
Familia léxica: impetud, impetuosidad, impetuoso.

1. sust. m.

1ª datación del corpus: Falero, Tratado del espera, 1535.
Marca diatécnica: Geogr.

Definición:

Actividad violenta de ciertos fenómenos de la naturaleza. (DRAE, s.v. furor).

Sinónimos(s):

empujo, furor1, impetud.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y que éstos sean los rayos que algunas vezes abaxan, los quales por pequeños que sean, por la gran distancia que ay de la esphera del fuego a la tierra, traen tanto ímpetu e furia consigo que pueden hazer la operación que vemos. (Falero, Tratado del espera, 1535, fol. 7r).

Ejemplo 2:

Acontesce venir un piloto navegando y tomarle una tormenta trezientas leguas en la mar y, de día, hazer gran cerrazón y, de noche, tan escuro que, estando a la popa de su nao, no vee la proa y aún apenas el mástel y, dando muchas bueltas en la mar, corriendo de unas partes a otras, subiendo y descendiendo con el ýmpetu de los vientos y fuerça de las mares, y con todo esto, por la certinidad del arte, saber el camino que a andado y el lugar donde está y, llegado a la tierra, toma puerto, aunque sea de noche que no vea la tierra. (Medina, Arte de navegar, 1545, fol. IIIv).

Ejemplo 3:

De manera que estas aguas caminan por debajo de tierra con tanta furia y ímpetu, que todas las vezes que estas aguas se ençierran o se van apartando de su camino o canales por donde caminan, abren tan presto otros caminos de nuevo. (Pseudo Juanelo Turriano, Veinte y un libros, ca. 1605, fol. 11r).


2. sust. m.

1ª datación del corpus: Álaba, Perfeto capitán, 1590.
Marca diatécnica: Fís.

Definición:

Impresión en un cuerpo, o por cualidad intrínseca suya, o por agente extrínseco, que ocasiona el movimiento. (Autoridades, s. v. impulso).

Sinónimos(s):

furia2, furor2, impulso.

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Sea el plano del orizonte AE, QZ todo el arco que haze la pelota hasta el punto Z, donde comiença el movimiento natural d’ella, y el punto Q represente el lugar de donde començó a tener sensible proporción el peso de la pelota con el ímpetu del motor. (Álaba, Perfeto capitán, 1590, fol. 238v).

Ejemplo 2:

En dando, pues, fuego, cada uno está atento a veer el effecto que haze la pólvora y con qué presteza toma el fuego y con qué ímpetu y velocidad se levanta (Collado, Plática Artillería, 1592, fol. 80r).

Ejemplo 3:

Passando de aquella materia de forma de tierra en forma de fuego, tiene necessidad de mil vezes más lugar del que tiene en el cañón, y como vaya a buscar este lugar tan repentinamente, lleva con gran ímpetu y va impeliendo la bala que tiene delante y la escupe fuera de la pieça, al modo como quando con un maço se da un gran golpe en una pelota. (García de Céspedes, Instrumentos nuevos, 1606, fol. 46r).


3. sust. m.

1ª datación del corpus: Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545.
Marca diatécnica: Fís.

Definición:

Movimiento acelerado y violento (DRAE).

Ejemplo(s):

Ejemplo 1:

Y a este movimiento segundo divide por medio el círculo del Zodíaco, assí como al primero dividía la aequinoctial. Pero el primer movedor arrebata con su ínpetu a todas las otras spheras, haziéndoles dar juntamente consigo una buelta a la redonda de la Tierra dentro de un día y una noche. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. XIVr).

Ejemplo 2:

Todas las vezes que el Sol andava y de su proprio movimiento se movía por los signos australes y parte de los septentrionales, quando por el ímpetu del primer móbil (al qual el orbe del Sol cada día y momento siempre sigue) corporalmente poseýa el ángulo de la décima, o casa real, las sombras de qualesquiera cuerpos oppacos directamente se extendían hazia la parte diestra. (Chaves, Sacrobosco, Sphera, 1545, fol. LXXIVr).

Ejemplo 3:

El décimo cielo, llamado primum mobile o primer movedor, se mueve de levante en poniente y en veynte y quatro horas , qu’es un día natural, cumple una revolución y con el ímpetu y ligereza de su movimiento arrebata todos los otros cielos inferiores y les haze dar la misma buelta en veynte y quatro horas sin que ellos dexen de andar y hazer su camino. (Cortés de Albacar, Breve compendio sphera, 1556, fol. XVv).


<< Volver