Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento

Mosquera de Figueroa, Christóval, Comentario en breve compendio de disciplina militar, Madrid,Luis Sánchez, 1596


Datos biográficos
(Sevilla, 1547 – Écija, 1610).

u padre, el licenciado Pedro Mosquera de Moscoso, de noble prosapia y desahogada posición económica, procedía de la ciudad de Badajoz. Casó con doña Leonor de Figueroa, de cuyo matrimonio nacieron dos hijos y dos hijas: Cristóbal fue el primogénito, y, en su condición de cabeza de la familia, mantuvo los privilegios de su hidalguía.

Según Francisco Pacheco (Libro de retratos), «prosiguió y acabó sus estudios en Salamanca, donde se graduó de Bachiller en los Sagrados Cánones», fijándose la fecha de finalización de los mismos el 24 de abril de 1567. Después pasó a Sevilla y comenzó a preparar su licenciatura en la Universidad de Osuna, donde se licenció en cánones el 4 de marzo de 1575. En 1572 había aparecido su primer texto impreso: la prefación al trabajo de Fernando de Herrera Relación de la guerra de Chipre y suceso de la batalla naval de Lepanto.

En 1579 comenzó su andadura por diversos puestos oficiales, siendo el primero el de Corregidor de la ciudad de Utrera, donde dio muestras de su energía y de su razón por la justicia. Su prestigio personal, ejemplar energía y saber jurídico explican otra etapa de su vida: por deseo expreso del Marqués de Santa Cruz, pasó a ocupar el cargo de Corregidor y Capitán General del Puerto de Santa María, siendo después nombrado Auditor de cuatro galeras, a las órdenes de don Pedro Bazán. Por otra parte, el 8 de mayo de 1586 fue leída en el Cabildo de Écija una provisión real por la que se le designaba como corregidor de la ciudad, cargo que ejerció hasta 1587. Por último, sirvió como Alcalde Mayor del Adelantamiento de Burgos, y aún ocupó otros cargos como el de Comisionado del Rey para recibir al Embajador de Inglaterra. No obstante, «cansado, pues, ya de tantas ocupaciones y trabajos, i desengañado de las cosas del mundo, se retiró a Écija, donde avía sido corregidor, i allí enfermó de la orina i de otras reumas o corrimientos a los ojos que le turbaron i oscurecieron la vista. Finalmente, vencida la naturaleza de los achaques i dolores, trocó esta vida por la eterna, año de 1610» (Pacheco).

Perteneció Mosquera de Figueroa al admirable grupo poético sevillano de la segunda mitad del siglo XVI. Circulaba esta sociedad alrededor de Juan de Mal Lara —de quien fue discípulo y amigo—, de Francisco Pacheco y de Fernando de Herrera, bajo la esplendorosa égida de don Álvaro Colón,Conde de Gelves. De la concreta amistad entre Fernando de Herrera y Mosquera de Figueroa, tenemos muestra en dos sonetos de este último; es interesante el tono coloquial e íntimo de los mismos, en los que el tema sentimental está en primer término. Asimismo, Cervantes, con quien coincidió en algunos momentos su vida administrativa y militar, le demostró su afecto al dedicarle algunas estrofas de su Canto de Caliope y escribiendo un soneto laudatorio que se incluyó en el Elogio al retrato de don Álvaro de Baçán, publicado junto al Comentario en breve compendio de disciplina militar, en que se escrive la jornada de las islas de los Açores (1596), único libro impreso de Cristóbal Mosquera de Figueroa que ha llegado hasta nosotros.

La obra, dedicada al licenciado Rodrigo Vázquez Arce, interesantísima para la historia militar, es un elogio constante a la personalidad del Marqués de Santa Cruz, que brilló con fuerza extraordinaria en aquellas gloriosas jornadas de 1583, en que quedaron derrotadas las flotas de Francia y Portugal. Fiel a su misión, subraya los aciertos de don Álvaro en la redacción de las Ordenanzas Militares que dictó para sus soldados y se extiende en consideraciones sobre el arte de la guerra, como aquélla en la que encarece la prudencia en el ataque. Se completa el volumen con unas Reglas de Vida que el Diácono Agapito escrivió para el Emperador Justiniano para los que goviernan y un Retrato y Armas del Marqués de Santa Cruz. (En G. Díaz-Plaja, “Prólogo” a Cristóbal Mosquera de Figueroa, Poesías inéditas, Madrid, Real Academia Española, 1955, pp. 9-34).

Ejemplares y otras ediciones

Madrid, Luis Sánchez, 1596: Barcelona, Biblioteca Universitaria, B-28/6/8; Madrid, Biblioteca Nacional, R/12166, R/30602; Madrid, Museo Naval, CF-199; Madrid, Palacio Real; Madrid, Real Academia de la Historia, 1/3396; Madrid, Real Academia Española, 6-A-91; Oviedo, Biblioteca Universitaria; Salamanca, Biblioteca Universitaria, 36661; Santa Cruz de Tenerife, Biblioteca Pública Municipal, 53-5-23; Valencia, Biblioteca Universitaria, Z-12/126; Zaragoza, Biblioteca Universitaria, H-3-68.


Repositorio Gredos: http://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/19563
URI : http://hdl.handle.net/10366/19563
Manuscrito Consultable de Mosquera de Figueroa, Christóval en la Biblioteca General de la Universidad de Salamanca


CILUS: Fichero Transcrito de Mosquera de Figueroa, Christóval