Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento

Medina, Pedro de, Arte de navegar, Valladolid, Francisco Fernández de Córdova, 1545


Datos biográficos
(¿Sevilla?, ca. 1493 – Sevilla, 1567).

u lugar de nacimiento es desconocido, aunque se sabe que creció en la residencia de los duques de Medina Sidonia. Al parecer, fue en gran medida un autodidacta, a pesar de lo cual alcanzó una sólida formación literaria y científica. Hacia 1520 fue nombrado tutor de Juan Carlos, heredero del sexto duque de Medina Sidonia, don Alfonso de Guzmán y de su esposa doña Ana de Aragón. Esta última era muy devota y probablemente influyó sobre Medina para que tomara las sagradas órdenes. En 1538 se hablaba de él como de un «clérigo». Sin embargo, Medina prefirió de modo expreso dedicarse al estudio de los problemas de la navegación, que constituía entonces la principal ocupación de la ciudad de Sevilla. Cuando finalizaron sus obligaciones tutoriales en la casa ducal, comenzó su carrera científica con una solicitud para ser nombrado cosmógrafo, con motivo de lo cual entregó un texto titulado Libro de Cosmografía (1538). En febrero de 1539 fue admitido como examinador de pilotos en la Casa de Contratación, lo que significa que fue también autorizado a hacer instrumentos náuticos para la venta y a dibujar cartas de marear. Como estas últimas debían ajustarse al «Padrón Real» o mapa patrón oficial, se aseguró el acceso al mismo mediante un permiso independiente de 1539. En su calidad de «maestro», Medina se dedicó a trabajar como cosmógrafo y especialmente a enseñar a los pilotos que preparaban su examen.

En 1545 publicó su famoso libro, el Arte de navegar, que es una reelaboración de su Libro de Cosmographía, y que reúne en un volumen los saberes que los cosmógrafos de la Casa enseñaban a los que aspiraban a obtener la licencia de piloto. Alonso de Chaves, el cosmógrafo mayor, manifestó que el Arte había sido recopilado por Medina, lo que implicaba que las pretensiones de otros autores de haber participado en la obra eran correctas. Diego Gutiérrez declaró que había ayudado en partes del libro, al igual que otros autores. El propio Medina reconoció la colaboración de Francisco Faleiro y de Alonso de Santa Cruz en otras ocasiones, aunque no en la redacción de este libro. Medina dijo que era «el primero que ha escrito sobre el arte de la navegación», pero no hay que olvidar que el tratado publicado en Cádiz en 1551 por Martín Cortés es de tanto relieve histórico como el suyo.

El Arte de Medina se compone de ocho libros. Comienza con la exposición de la esfera, los cielos y su número, el movimiento de los planetas, las pruebas usuales de la inmovilidad de la Tierra, el movimiento circular de los cielos, etc. El segundo describe la naturaleza de las mareas y corrientes, resumiendo las explicaciones de estos fenómenos extraídas de los clásicos y de las observaciones contemporáneas; incluye un calendario lunar y una tabla para reconocer las mareas. El libro tercero trata de los vientos y de la construcción de una carta marina del tipo de los portulanos basada en los rumbos o en los «vientos» de la brújula. El libro cuarto ofrece reglas y tablas para determinar la altura del Sol. En el libro quinto se describen los diversos métodos de enfilar la Estrella Polar o la Cruz del Sur. El libro sexto trata de la brújula y de sus variaciones y «defectos». Los libros séptimo y octavo contienen las nociones generales sobre el calendario necesarias para los navegantes, un calendario lunar, las estaciones del año solar y tablas para los años bisiestos.

El libro de Medina fue acogido con entusiasmo en toda Europa y tuvo, en el curso de un siglo, quince ediciones en francés, cinco en holandés, tres en italiano y dos en inglés. En 1552 se publicó una edición castellana abreviada con el título de Regimiento de navegación; en ella, Medina suprimió la mayor parte del material puramente teórico relativo a la esfera e incluyó sólo los aspectos realmente necesarios para los pilotos. Otro Regimiento, que apareció en 1563, era una versión actualizada de este compendio popular, con veinte Avisos adicionales para el piloto práctico. En todos estos libros se basó la fama mundial de Medina como profesor o «maestro» de ciencia náutica para los pilotos.

Medina desempeñó un destacado papel en una de las principales controversias científicas de mediados del siglo XVI. Tras ser admitido en la Casa de la Contratación, se dio cuenta de las irregularidades que cometía el piloto mayor, cargo desempeñado entonces por Sebastián Cabot, en lo referente a las licencias de instrumentos y cartas náuticas. Los ataques de Medina a la familia Gutiérrez, que controlaba gran parte de las ventas y que gozaba del apoyo de Cabot, provocaron un proceso que fue lo suficientemente importante como para que la apelación llegase al Consejo de Indias. En sus diversas fases, el enconado litigio reveló la situación de la ciencia náutica de la época en dos áreas críticas: la declinación magnética y las cartas de marear. El problema de las cartas de marear residía en su representatividad y en el grado de compromiso permisible en la práctica. Un artificio provisional consistió en incluir un «meridiano oblicuo», es decir, un meridiano que daba una línea N-S verdadera 22 1/2º al este del norte de la brújula en el Atlántico Norte. De este modo, resultaban dos series de latitudes y longitudes en un solo mapa; los jueces decidieron eliminar la carta de dos latitudes.

Medina fue también consultado en dos juntas convocadas por el Consejo de Indias en 1554 y 1556 para determinar la posición correcta de las Filipinas y de otras islas del Pacífico que habían motivado disputas con Portugal.

En lo que se refiere a la «variación de la aguja de marear» o declinación magnética, Medina no modificó su opinión, contraria a la existencia de este fenómeno, incluso cuando ya había sido aceptado por los demás cosmógrafos españoles, alegando que no había suficientes pruebas y que carecía de experiencia propia sobre el mismo. (En J. M.ª López Piñero et alii, Diccionario histórico de la ciencia moderna en España, Barcelona, Ediciones 62, 1983, s. v. Medina, Pedro de).

Ejemplares y otras ediciones

Valladolid, Francisco Fernández de Córdova, 1545: Córdoba, Biblioteca Provincial, 24/126; Madrid, Biblioteca Nacional; Madrid, Museo Naval, CF-119; Madrid, Real Academia de la Historia, 14/3539; Madrid, Senado; Salamanca, Biblioteca Universitaria, 36584, 32576.

Traducciones

L’Arte de navegar..., Vinetia, Aurelio Pincio (ad instantia di Gionbattista Pedrezano), 1555: Madrid, Museo Naval, CF-15, CF-162.

L’Art de naviguer..., avec augmentation & illustration... par Nicolas de Nicolai, Lyon, Guillaume Roville, 1569: Madrid, Museo Naval, CF-14; Lyon, Guillaume Roville, 1576: Madrid, Museo Naval, CF-534.

L’Arte de naviguer..., Rouen, Theodore Reinsart, 1607: Madrid, Museo Naval, CF-11.

Arte del navigare..., Venetia, Tomaso Baglioni, 1609: Madrid, Museo Naval, CF-27.

L’Art de naviguer..., corrigé et augmenté... par Jean de Seville, Rouen, Manassez de Preaulx, 1628: Madrid, Museo Naval, CF-9.

Ediciones modernas

Pedro de Medina, Arte de navegar, en Obras clásicas de Náutica y Navegación, Madrid, Fundación Histórica Tavera, 1998, CD-Rom (edición facsímil de la de Valladolid, Francisco Fernández de Córdova, 1545).


Repositorio Gredos: http://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/73981
URI : http://hdl.handle.net/10366/83114
Manuscrito Consultable de Medina Pedro de en la Biblioteca General de la Universidad de Salamanca


CILUS: Fichero Transcrito de Medina Pedro de