Diccionario de la Ciencia y de la Técnica del Renacimiento

Arphe de Villafañe, Joán, Quilatador de la plata, oro y piedras, Valladolid, Alonso y Diego Fernández de Córdova, 1572


Datos biográficos
(León, 1535 – Madrid, 1603).

l nombre de Arfe está vinculado, generalmente, a su labor como artífice de las custodias de las catedrales de Ávila, Valladolid, Burgos, Sevilla y otras. Su condición de artista le venía de familia, pues su padre y su abuelo, éste de origen alemán, eran ya orfebres. La fundamentación del arte en la práctica matemática es una característica de la época y así, Arfe, que había estudiado latín y matemáticas, aplicó estos conocimientos al análisis de los metales preciosos y a la arquitectura. Para completar su formación estudió anatomía en Salamanca con el catedrático Cosme de Medina, asistiendo a las disecciones. Fue ensayador de la Casa de la Moneda de Segovia y estuvo encargado de la ejecución de algunas obras en El Escorial.

Arfe desempeñó un papel relevante en la Junta de Ensayadores que convocó Felipe II en 1585, con objeto de hacer frente a una serie de irregularidades que se habían denunciado en la práctica de los mismos. Mostró allí la superioridad de su preparación y los problemas que planteaba la rutina en la actuación de estos técnicos. Es muy probable que las profundas variaciones que se observan en la segunda edición del Quilatador sean consecuencia de la citada reunión.

Juan de Arfe figura en las historias de la ciencia y de la técnica como autor de la obra citada. En realidad, el ensayo de metales preciosos alcanzó gran precisión en el siglo XVI por imperativos económicos. La literatura impresa sobre el tema había comenzado con una obra anónima, el Probierbüchlein (1524), que contiene recetas y técnicas tradicionales, al que habían seguido otras cartillas de las mismas características. Las obras de Vanocio Biriguccio y Georg Bauer (Agrícola) dedicaron extensos capítulos al tema, que encontró en el tratado de Lazarus Ercker su mayor esplendor. El hecho de que España fuera un gran centro acuñador de moneda le hizo no quedar al margen de esta corriente, cuya manifestación más destacada es la obra de Arfe. Publicada en 1572, puede considerarse la primera monografía moderna dedicada al tema; precisamente son este carácter monográfico y la concisión de sus conceptos y recomendaciones prácticas los que confieren a la obra su especial relevancia. En definitiva, nos encontramos frente a un manual práctico escrito por un técnico, en el cual, por tanto, están desterrados los caminos alternativos; el autor expone el método que su experiencia le ha recomendado por su mayor exactitud y rapidez. En la advertencia al lector, el autor reflexiona en torno a la perfectibilidad de las ciencias, en las que nada es definitivo; resalta también cómo cada tasador valora de un modo, por lo que se hacen necesarios criterios objetivos para que las transacciones sean justas; se afirma, por último, que la obra es una recopilación de la experiencia de muchos y que el único mérito estriba en haber reunido todos los materiales.

La obra está dividida en tres libros, dedicados sucesivamente a la plata, al oro y a las piedras preciosas; desde el punto de vista químico, el último libro tiene poco interés. El primer libro consta de diez capítulos. Los tres primeros esclarecen conceptos y equivalencias en torno a las unidades de peso. Los capítulos cuarto, quinto y sexto se refieren a métodos de análisis rigurosos y exactos de la plata, mientras que el octavo y el noveno se ocupan de métodos comparativos aproximados. Entre ambos bloques, el capítulo séptimo trata de la preparación de aleaciones de distinta ley. En el último capítulo se determina el valor de la plata según su ley. El libro segundo es análogo al primero, pero referido al oro; consta de nueve capítulos, porque el que abre la obra es de carácter general, habiendo un correcto paralelismo entre el resto de los mismos. La calidad de las figuras que aparecen en la obra es aceptable; la más significativa es la que representa la célebre balanza de Arfe, de gran precisión, aislada con papel o vidrio para que no se desequilibre ni con el «resuello» ni con el aire, ya que los errores en la pesada que podrían inducirse serían graves. La descripción del proceso analítico es clara y minuciosa, para permitir el ensayo de forma segura y reproducible. Stanley Smith y Forbes citan textualmente, como ejemplo de descripción precisa, la que hace Arfe de la manera de seguir el proceso de copelación con los cambios de color que se producen. En la edición de 1598 fueron incorporados los textos legales vigentes, con objeto de hacer referencia a los mismos. (En J. M.ª López Piñero et alii, Diccionario histórico de la ciencia moderna en España, Barcelona, Ediciones 62, 1983, s. v. Arfe y Villafañe, Juan de).

Ejemplares y otras ediciones

Valladolid, Alonso y Diego Fernández de Córdova, 1572: Madrid, Biblioteca de D. Francisco Zabálburu, 21-58; Madrid, Biblioteca Nacional, R/17171, R/16686; Madrid Real Academia Española, 5-B-2; Salamanca, Biblioteca Universitaria, 36781; Sevilla, Biblioteca Capitular y Colombina, 20-2-21.

Madrid, Guillermo Drouy, 1598: León, Biblioteca Regional Mariano Domínguez Berrueta (Diputación Provincial), ARC 340; Madrid, Biblioteca Nacional, R/1037; Madrid, Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, 6-463; Madrid, Real Academia de la Historia, 2/3457; Madrid, Real Academia Española, RM-7706.

Madrid, Antonio Francisco de Zafra (a costa de María de Ribero), 1678: Barcelona, Biblioteca Pública Episcopal del Seminario de Barcelona, 80.315; Madrid, Biblioteca Nacional, R/9537, R/17887, 2/42661; Madrid, Instituto de Educación Secundaria Cardenal Cisneros, XVII/16; Madrid, Palacio Real, IX-7927; Madrid, Real Academia de la Historia, 5/1759; Madrid, Real Academia Nacional de Medicina, 12-2 Gobierno 13; Madrid, Real Gran Peña, FD 5-1-11; Madrid, Universidad Complutense, Facultad de Filología, 9484; Málaga, Biblioteca Provincial, 21204; San Lorenzo de El Escorial, Real Monasterio, 104-IV-21; Valencia, Biblioteca Municipal Serrano Morales, 21/70.

Ediciones modernas

Juan de Arfe y Villafañe, Quilatador de oro y plata, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1976.

Juan de Arfe y Villafañe, Quilatador de oro y plata, compuesto por Ioán Arphe, Valencia, Librerías París-Valencia, 1985 (edición facsímil de la de Valladolid, Alonso y Diego Fernández de Córdova, 1572).


Repositorio Gredos: http://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/83116
URI : http://hdl.handle.net/10366/83116
Manuscrito Consultable de Arphe de Villafañe, Joán en la Biblioteca General de la Universidad de Salamanca


CILUS: Fichero Transcrito de Arphe de Villafañe, Joán